Enviar
Jueves 12 Febrero, 2009

¿Quién juzga a los jueces?


El país se debate en su más grave crisis de inseguridad ciudadana y esto se refleja inequívocamente en las más recientes encuestas de opinión, donde el temor de los ticos respondiendo a esa inseguridad es el primer tema de preocupación para nuestros compatriotas.
Nadie está seguro. Mi respuesta como diputado de la República ha sido la de enarbolar el estandarte de trabajo en una Comisión legislativa que ha reformado e implementado varias leyes a fin de endurecer penas y dar instrumentos y recursos económicos a las autoridades para que su lucha contra la delincuencia sea más efectiva.
Costa Rica es un país de derecho y ante eso nadie tiene duda. Esa misma institucionalidad exige que los funcionarios públicos nos veamos sometidos al escrutinio del pueblo para responder por nuestras acciones.
Es común escuchar un día sí y otro también que por los juzgados del país hay maleantes que pasan diez, 20, 50 y hasta 300 veces sin que nadie pueda meterlos en la cárcel y siguen atormentando la paz de la gente decente.
Escuchamos que homicidas son detenidos in fraganti, se les lleva ante el juez y con medidas cautelares ridículas o razonamientos jurídicos de espanto, los responsables salen libres ante el dolor y confusión de las familias de la víctima.
La gente solo pide justicia y si alguien comete un delito debe pagar por este. No es justo que la inmensa mayoría de nosotros seamos personas decentes y honradas y vivamos por un lado, atormentados por unos cuantos maleantes y por otro, con la inseguridad de la acción de algunos jueces, que uno no sabe dónde estudiaron ni qué es lo que entienden por justicia.
Estoy proponiendo una Comisión Legislativa especial que pueda investigar a los jueces cuando sus fallos no concuerdan con lo dictado por las leyes y la razón.
Los actuales diputados estamos reformando la legislación existente, otorgando recursos económicos al Estado costarricense para que se prepare mejor de cara a la batalla contra la delincuencia pero, todo esfuerzo es vano si a la hora de las sentencias los jueces no aplican la severidad de los casos.
Es momento de sacar de esa cueva sagrada en que han convertido al Poder Judicial algunos jerarcas, y exponer ante el pueblo a quienes no cumplan con sus funciones como deberían.
La independencia de Poderes de la nación no puede sostenerse sobre la impunidad de quienes no quieren hacer justicia a la dignidad de un pueblo noble como el costarricense que solamente desea vivir en paz.


Luis Antonio Barrantes Castro
Diputado
Jefe de Fracción
Partido Movimiento Libertario