Putin y Trump acuerdan reunirse por primera vez en julio
Archivo/La República.
Enviar

El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, acordaron reunirse por primera vez en julio tras la cumbre del G20 que se celebra el 7 y 8 en la ciudad alemana de Hamburgo, informó hoy el Kremlin.

Los dos mandatarios quieren mantener su primer encuentro tras el cierre de la cumbre de los 20 principales países industrializados y emergentes, indicó el Kremlin tras una conversación telefónica entre ambos.

En la llamada telefónica se habló a su vez sobre el conflicto en Siria y el de Corea del Norte.

Putin instó a Trump a actuar con moderación para evitar que escalen las tensiones en la península coreana. Además, ambos presidentes acordaron continuar el diálogo sobre un alto el fuego en Siria.

"El presidente Trump y el presidente Putin concordaron en que el sufrimiento ya fue demasiado lejos y por demasiado tiempo en Siria y que todas las partes deben hacer lo posible por poner fin a la violencia", indicó la Casa Blanca sobre la charla, en la que se habló incluso sobre la posibilidad de establecer zonas seguras.

Hace tiempo que se especulaba sobre si Trump y Putin acordarían un encuentro antes de la cumbre de G20 y dónde se llevaría a cabo. El diario ruso "Kommersant" indicó recientemente que se hablaba de una reunión para fines de mayo, pero el Kremlin aclaró que no había ningún preparativo concreto.

Trump estará entre el 25 y el 27 de mayo en Bruselas para la cumbre de la OTAN y luego irá a una cumbre del G7 en Italia. La próxima semana el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, se verán en el Consejo Ártico que se celebrará en el estado de Alaska.

La relación entre Moscú y Washington es la más tensa de las últimas décadas. Una de las razones es la supuesta injerencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses. En un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, Putin volvió a negar hoy que Moscú haya tenido alguna influencia en los comicios.

Esto se suma al bombardeo contra una base militar siria de principios de abril que Trump ordenó en represalia por el presunto ataque con armas químicas en ese país, por el que responsabiliza a las tropas del presidente Bashar al Assad.

Rusia, que es el principal aliado de Al Assad, rechazó esta acusación y pidió una investigación internacional del ataque con gases tóxicos, que dejó decenas de muertos.

Tras la victoria de Trump, las autoridades rusas esperaban mejorar su vínculo con la Casa Blanca. Sin embargo, tras la intervención aérea en Siria, el mandatario estadounidense habló del peor momento en la relación bilateral.

De todas formas, Putin y Trump hablaron por teléfono en varias oportunidades. En abril, Tillerson se convirtió en el primer miembro del Gobierno de Trump en viajar a Moscú.

Ver comentarios