Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



CAMINO ELECCIONES


PUSC tiene una tarea épica: revivir el bipartidismo

Esteban Arrieta [email protected] | Viernes 02 junio, 2017

Sin importar quién gane el domingo, Rafael Ortiz o Rodolfo Piza, tendrá la misión de revivir al PUSC. Archivo/Esteban Monge/La República


Sin importar si este domingo gana Rafael Ortiz o Rodolfo Piza, la convención interna del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), lo cierto es que el vencedor tendrá una tarea épica: tratar de revivir el bipartidismo.

En estos momentos, los rojiazules se presentan como la segunda fuerza política del país, detrás de su antiguo rival Liberación Nacional y de su candidato Antonio Álvarez que tendría una intención de voto cercana al 29% del padrón electoral, de acuerdo con CID Gallup. 

Lea más: PUSC espera unas 200 mil personas en elecciones internas

No obstante, por el disminuido tamaño del PUSC, podría ser desplazado por otro grupo político como Acción Ciudadana —como sucedió en la última elección— o bien, por Juan Diego Castro y el Partido Integración Nacional (PIN), que es una de las figuras políticas con mayor reconocimiento.

Una cuarta derrota consecutiva para los socialcristianos desde 2006, sería un duro golpe para el partido, que aún no se habría recuperado de los escándalos de corrupción que llevaron a la cárcel a los expresidentes Rafael Ángel Calderón y Miguel Ángel Rodríguez. 

Lea más: Debates moverían la balanza en convención del PUSC

“En estos momentos, la disputa en el PUSC se da entre dos figuras relativamente conocidas de avanzada edad, que parecieran no representar a los más jóvenes. Aunque la situación no es dramática, podemos decir que enfrenta desafíos importantes, como recuperar a partidarios que estuvieron antes. El PUSC tiene una tarea épica, porque representa el otro polo del bipartidismo tradicional y que la población rechaza desde 1998 cuando se dejó atrás esta estructura política”, dijo Gina Sibaja, politóloga y profesora de la UCR.

En un escenario multipartidista en el que ninguno de los candidatos lograría el 40% de los votos válidos para ganar en una primera ronda, el hecho de meterse en una segunda vuelta sería una gran victoria para los socialcristianos.

Para el analista Vladimir de la Cruz, el PUSC tiene un verdadero chance de ganar las elecciones presidenciales en 2018, ya que según él, los escándalos de corrupción de antaño no tendrán peso en la elección de los costarricenses.

“Hay que recordar que se sancionó a las personas y no a los partidos. El PUSC sufrió las consecuencias, porque se trató de gente importante, pero esa gente ya no está en la agrupación política, mientras que las figuras de Piza y Ortiz tienen la capacidad moral para levantar al partido sin ninguna duda”, agregó De la Cruz.

Mientras tanto, la dirigencia del PUSC está en medio de una “guerra civil”, que se desató por la escogencia del candidato presidencial.

Los tradicionales o “calderonistas” como se autocalifican, impulsan al diputado Ortiz, quien promueve una visión social en todos los temas y que no duda en aseverar que de llegar al Gobierno, invertirá más en educación, salud y lucha contra la pobreza, por lo que no descarta nuevos impuestos.

El otro bando es liderado por el abogado Piza, quien no cree en la aprobación de tributos para controlar el déficit.
El político considera que una férrea disciplina fiscal, aunada a la eliminación de trámites burocráticos y una inversión millonaria en infraestructura, generarán un efecto dominó positivo en la economía.

A pocos días de los comicios, los rojiazules esperan unos 200 mil votantes, en una elección en donde están habilitados más de 3 millones de electores.

Para ello, han previsto la impresión de unas 300 mil papeletas, con el objetivo de tener de sobra, en caso de que se superen las expectativas, dijo Pablo Heriberto Abarca, secretario del PUSC.

“El partido ha venido creciendo en los últimos años y esperamos que esa mejoría se demuestre en las urnas. Si se compara con otros procesos, reconocemos que la afluencia sería escasa, pero no es culpa del PUSC, sino del propio sistema político, que dejó de ser bipartidista hace años”, dijo  Abarca.

La elección del 4 de junio será la novena que realice el PUSC en toda su historia y si se llegasen a cumplir las expectativas del secretario general de la agrupación, aún estarían muy lejos de emular el pico de participación histórica.

Esto, porque cuando el PUSC fue a las urnas en 1985 y 2001 para elegir a sus candidatos, más de 300 mil personas acudieron al llamado de Rafael Ángel Calderón y Abel Pacheco respectivamente, de acuerdo con Carlos Araya, dirigente e ideólogo socialcristiano.
 

 

 

NOTAS RELACIONADAS