Logo La República

Domingo, 21 de julio de 2019



ÚLTIMA HORA


Decreto busca que se planten 500 mil árboles anuales

Jeffry Garza [email protected] | Miércoles 03 julio, 2019 07:50 am

Un hombre planta un árbol
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República


Un decreto presidencial busca dinamizar el sector maderero nacional, para que este sea clave para la economía nacional.

Una de sus órdenes es la sustitución de productos de una alta huella de carbono, siendo prioritaria la utilización de madera nacional cosechada.

Lea más: Árboles en orillas de calles podrían ser talados sin permisos del Minae

También, establece una meta de 500 mil árboles en sistemas agroforestales anuales a través de un plan de reactivación dirigido por el Fondo Nacional de Financiamiento Forestal.

Por último, establece una Estrategia Nacional para el Control de la Tala Ilegal.

El gobierno busca que los que los empresarios se animen a crear plantaciones de forma sostenible.

“La estrategia debe enfocarse en convencer a las personas para que usen sus terrenos para producción de madera, cuando normalmente es más viable apostar por productos agrícolas”, señaló el también investigador”, explicó Freddy Muñoz, docente del Tecnológico de Costa Rica (TEC).

Dedicar el espacio físico a la plantación, contratar personal y maquinaria son parte de las consideraciones que deben presentarse de alguna manera atractiva para el sector productor.

Entre el aspecto reglamentario y el ecológico, el país ha sido excesivo con la naturaleza en diferentes momentos de la época reciente, en criterio de Muñoz.

“En Costa Rica el sector forestal pasó de un extremo a otro: en los años 60 y 70 e inicios de los 80 se arrasó con el bosque natural. Luego de eso y de un momento a otro, se pasó de cortar todo a prácticamente nada”, detalló.

Lea más: La tierra necesita regeneración

Asimismo, ha existido una disminución considerable de los aserraderos que afecta directamente la generación de empleo.

De manera sostenible, se puede extraer madera desde el bosque natural y no solo desde plantaciones forestales.

Más del 70% de la madera utilizada en Costa Rica procede de plantaciones y hay un resto que incluso se importa de países como Chile.

Además, hay un gran potencial en el área de la descarbonización, porque entre sus consideraciones, el decreto presidencial establece de manera directa que se deben hacer productos que sustituyan a los de alta concentración de carbono.

“Actualmente se hacen compras públicas de productos sustitutos como concreto, fibrocemento, acero y otros que generan una alta huella de carbono”, explicó Cynthia Salas, de la Escuela de Forestal del TEC.


NOTAS RELACIONADAS