Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NACIONALES


Profesores a domicilio le permitirán alcanzar sus metas

Karla Barquero [email protected] | Viernes 01 septiembre, 2017

“Tutor Doctor dispone de 150 educadores activos que se amoldarán a las necesidades y horarios de sus estudiantes”, aseguraron Rogelio Martínez, Robert Coto y Karl Schmack, representantes de la franquicia. Esteban Monge/La República


Ya sea para pasar una materia pendiente, aprender un segundo idioma o ingresar a una universidad nacional o extranjera, Tutor Doctor buscará ayudarle a alcanzar esa meta.

Se trata de una franquicia canadiense que llegó al país y que cuenta con 150 educadores que prestan sus servicios a domicilio en toda la Gran Área Metropolitana.

Este asesoramiento académico es personalizado y se ajusta a la necesidad, el horario y la frecuencia que el estudiante desee. Incluso han implementado clases virtuales.

Lea más: Promoción de bachillerato en colegios nocturnos crece un 12%

Ofrece tutorías en todas las materias y a cualquier nivel: desde preescolar hasta educación superior; para niños a partir de los seis años hasta adultos mayores.

“El proceso se inicia con una consultoría gratuita en el hogar u oficina del interesado. Hacemos un análisis de las necesidades del estudiante, realizamos una serie de pruebas de diagnóstico y se identifica en qué está fallando para elaborar el plan personalizado”, explicó Karl Schmack, representante de Tutor Doctor.

Para las lecciones, la franquicia recurre a material propio, pero también emplea los recursos que el estudiante utiliza en su institución educativa para garantizar que la tutoría esté acorde con su programa de estudio.

Lea más: Nueva app prepara a estudiantes para examen de admisión del TEC

“Está demostrado que los estudiantes se desempeñan mejor cuando sus clases se adaptan a su estilo de aprendizaje personal. La tutoría individual garantiza que cada alumno reciba la máxima atención y las herramientas para un éxito garantizado; ya que no es lo mismo aprender solo que estar en una clase con 30 alumnos más”, ejemplificó Schmack.

Además, los padres de familia pueden tener un seguimiento sobre el avance de sus hijos.

“Contamos con una bitácora en la cual damos seguimiento a lo que va sucediendo en las tutorías. Se les envía al correo electrónico a los papás para que vean el avance”, añadió Schmack.

Por ser un servicio tan personalizado, el costo de las clases varía; pero en promedio, una individual ronda los ¢16 mil por hora.

Refuerzo para bachillerato

Unas 30 mil personas tienen “varado” su bachillerato porque deben una o más materias. El año pasado de 40.541 estudiantes que presentaron las pruebas, solo 29.700 se graduaron.

Promociones más bajas:

Asignatura   % Aprobado

Matemática   78

Física            90

Química        93

Fuente: Dirección de Gestión y Evaluación de la Calidad del MEP


NOTAS RELACIONADAS


Sobran educadores pero falta calidad

Miércoles 23 agosto, 2017

Estado de la Nación encontró deficiencias desde preescolar hasta secundaria