Enviar

Presionarán para lograr aprobación antes del cambio de Gobierno

Préstamo para Ruta 32 en hora crucial

Nuevo Congreso será más recatado con préstamos y concesiones

201404162039470.n11.jpg
El deseo de los limonenses y los exportadores de contar con una mejor carretera que conduzca al Caribe, podría quedar en peligro de muerte en los próximos días.
Con el cambio de Gobierno y la llegada de nuevos diputados al Congreso, el préstamo por $465 millones para ese fin perderá impulso por su supuesta inviabilidad política, económica y estructural.
Así lo creen algunos diputados de la provincia de Limón, quienes tratarán de aprovechar los últimos siete días de trabajo legislativo para avalar la iniciativa antes del cambio de administración.
La preocupación de ellos radica en que la nueva conformación del Congreso contará con nueve legisladores del Frente Amplio y con 23 del PAC, los cuales son muy reacios a aprobar préstamos para carreteras y más aún concesiones públicas.
Por esta razón, los simpatizantes del plan en Cuesta de Moras anuncian durante los últimos días de trabajo una fuerte presión para evitar que el proyecto fracase.
“Los limonenses llevan esperando más de 30 años esta carretera. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para forzar su aprobación antes del 1° de mayo, pues después de esa fecha el contexto político se volverá más complejo para este plan. Ahorita tenemos una oportunidad de oro que no podemos dejar pasar”, expresa Wálter Céspedes, diputado del PUSC.
De acuerdo con el calendario de trabajo, a Céspedes y otros legisladores de la provincia de Limón solo les quedan siete sesiones de trabajo legislativo para avalar el empréstito antes de la llegada de los nuevos diputados.
Asimismo, los simpatizantes de este plan nadan a contracorriente pues la agenda legislativa está bloqueada por la aprobación de las reformas a la Ley de Banca para el Desarrollo.
No obstante, pese a la prisa de Céspedes, lo cierto del caso es que hay dudas razonables sobre la conveniencia de avalar dicho empréstito.
Por un lado, Manrique Oviedo, legislador del PAC, sostiene que existe un sobreprecio en el costo de la obra de $165 millones.
Pero no solo Oviedo ha cuestionado la obra, sino también varios organismos técnicos como la Cámara de la Construcción, la UCR y el Colegio de Ingenieros y de Arquitectos, quienes han señalado la falta de un anteproyecto y la ausencia de planos y cuantía de materiales por utilizar.
El préstamo millonario serviría para que la empresa CHEC de China que sería la prestamista y concesionaria, amplíe a cuatro carriles un tramo de 107 kilómetros entre Pococí y Limón, así como para construir puentes y otras obras que se requieren desde hace 30 años, cuando iniciaron los primeros planes para mejorar esa ruta.
Por esa importante vía circula más del 80% de los productos que el país exporta, pues en el Caribe se encuentran los puertos de Moín y Limón.
Sobre este tema Luis Guillermo Solís, presidente electo de la República, ha indicado su respaldo total a la mejora de la carretera a Limón, no obstante, también ha sido enfático en que es necesario no forzar la aprobación de los proyectos de forma acelerada, pues es necesario revisarlos con lupa para evitar actos de corrupción.
En ese sentido, es de esperar que Solís pida a sus legisladores ser muy puntillosos con este tema, pues para el PAC y el nuevo Gobierno el tema de la transparencia es vital.
“Queremos que la carretera salga lo antes posible, es una prioridad del país, sin esa carretera no será viable hacer el corredor logístico Caribe y Huetar Norte. Sin embargo, queremos que se haga con absoluta transparencia, eso es lo que está pidiendo nuestro diputado Manrique Oviedo y eso es lo que pedimos nosotros, que nos den garantías de que no hay gato encerrado en ese proyecto, como se evidenció mucho en los últimos meses y lo mismo con la refinería”, indicó Luis Guillermo Solís.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios