Presidente Solís sufrió duro golpe del multipartidismo
Enviar

Luis Guillermo Solís, presidente de la República, sufrió un duro golpe del multipartidismo y aunque reporta uno de los periodos más abultados en cuanto a la entrega de proyectos en sesiones extraordinarias, su tasa de éxito para aprobar las iniciativas es baja.

El Gobierno presentó 284 proyectos en 2016 que tuvieron un nivel de aprobación del 14%, según apunta el informe del Estado de la Nación de este año. 

En 2015 convocó 203 iniciativas y logró un 8%, teniendo una leve mejoría porque porque en el 2014 se entregaron 315 proyectos, con un nivel de aprobación del 3%, la más baja desde 1990.

Y es que aunque Solís subió un poco los números, se encuentra por debajo de la serie histórica.

Los principales factores que inciden para que esto pase son la ausencia de mayorías parlamentarias del partido oficialista, lo que dificulta el trámite ágil de su agenda, y la baja capacidad del Ejecutivo para impulsar sus iniciativas en la Asamblea Legislativa.

“Es difícil ponerse de acuerdo con nueve partidos políticos, con diferentes ideologías y seis diputados independientes; sin embargo, se han aprobado grandes proyectos como la Ley de Maltrato animal, la Reforma al fortalecimiento del Incofer y la Reforma al Código Procesal Laboral”, aseguró Javier Cambronero, jefe de fracción del PAC.

También, nunca antes en la historia de este país se han realizado tantas comparecencias de funcionarios públicos en comisiones o en Plenario en aras de aclarar la transparencia en la gestión del Estado.

El multipartidismo viene golpeando la participación del Ejecutivo en la agenda legislativa ya que en la época del bipartidismo, casi la mitad de las leyes aprobadas fue iniciativa de la Presidencia, con un promedio anual del 47%, al darle rienda suelta a una mayor cantidad de partidos la proporción se redujo al 32%.

La fracción del Frente Amplio no considera que sea un problema de la cantidad de partidos sino de liderazgo del Ejecutivo para cabildear.
“Muchos de los temas importantes no los cubre el Ministro de la Presidencia, como debería ser, sino a un tercer nivel con viceministros que tienen poco peso político, como Luis Paulino Mora y así es más difícil llegar a acuerdos”, aseguró Edgardo Araya, jefe de fracción de esa agrupación y candidato a la Presidencia.

Sin embargo, Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia, aseguró que Luis Paulino Mora y su equipo trabajan en permanente coordinación con su despacho y que están comprometidos a construir las mayorías necesarias para impulsar proyectos relevantes para el desarrollo de la sociedad.

“Los frutos de dicha negociación han permitido la aprobación de leyes trascendentales con alto impacto social como la Reforma Procesal Laboral y el Código Procesal Civil y con un alto impacto económico como las modificaciones a los regímenes de pensiones con cargo al presupuesto nacional y la ley de lucha contra el fraude fiscal”, destacó Alfaro. 

El Gobierno aclaró que esta es la Asamblea Legislativa más fragmentada de la historia y que esto hace aún más compleja la negociación política.


Ver comentarios