Presidente Solís: Nadie me llama “gran jefe”
"Para mí lo más importante es saber que yo no di ninguna instrucción. Si don Fernando lo hizo, habrá que ver por qué lo hizo", dijo el mandatario Luis Guillermo Solís. Archivo/La República
Enviar

El presidente Luis Guillermo se desmarcó de las declaraciones hechas ayer por Benito Coghi, exdirector de Aduanas, en referencia a la relación del mandatario con el desalmacenaje de un cargamento de cemento del polémico empresario Juan Carlos Bolaños.

Coghi expresó ayer ante los diputados de la Comisión Investigadora de los Créditos que Fernando Rodríguez, viceministro de Hacienda, le dijo que había ganado puntos en Zapote con la acción que permitió el desalmacenaje del cemento y que el "gran jefe" estaba muy contento, lo que él interpretó como una referencia al presidente Solís.

Sin embargo, Solís declaró hoy en una pequeña conferencia de prensa organizada de última hora, que él jamás giró instrucciones ni estaba a tanto de que alguien utilizara su nombre para sustentar gestiones en torno al cemento.

Además, negó que la gente o sus subordinados se refirieran a él como el “gran jefe”.

El mandatario también adujo desconocimiento del proceso de los préstamos, procedimientos de importación y las fechas en que venían los barcos con el cemento de susodicho empresario.

Solís defendió en su intervención -nuevamente-, que su único interés es la dinamización del mercado del mercado del cemento y su apertura, así como muchos otros temas que están en la agenda del Gobierno.

"Para mí lo más importante es saber que yo no di ninguna instrucción. Si don Fernando lo hizo, habrá que ver por qué lo hizo", interpeló el mandatario.

Empero, Solís si admitió hablar con Rodríguez antes de la comparecencia de Coghi, pero este no le hizo alguna alusión a lo del mote de “gran jefe”, sino que le adelantó el comentario que le hizo al exdirector de Aduanas de que había ganado puntos en Zapote con el desalmacenaje.

Ante esto, Solís dijo que evaluaría si Rodríguez cometió un delito o se trató de un ejercicio de falta de ética, al usar el nombre del Presidente para presuntamente favorecer sus intereses.


Ver comentarios