Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



NACIONALES


Presidente de Cuestamoras: “Innovamos incesantemente para crear oportunidades para todos”

Brandon Flores [email protected] | Jueves 12 abril, 2018



En 2015 Cuestamoras inició su incursión en el mundo de los negocios planteando ser un proyecto multinegocios bajo el modelo de sostenibilidad, procurando que sus desarrollos sean comercialmente rentables y ambientalmente responsables. 

Hoy tienen operaciones inmobiliarias, de salud, en el ámbito de la comercialización de energía y con bosques.

Los proyectos Santa Verde y Oxígeno, así como farmacias Fischel y La Bomba, son parte del portafolio de Cuestamoras, compañía que se consolida en el mercado nacional pero que mira otros  en Centroamérica y México.

Lea más: Cuestamoras mantendrá división entre farmacias Fischel y La Bomba

LA REPÚBLICA conversó con Manuel Zúñiga, presidente ejecutivo de la empresa, para ampliar detalles sobre la actualidad de la compañía.


¿Cuál es la definición de Cuestamoras como negocio?

Somos un multinegocio. Nos definimos como un grupo de empresas maduras pero que ofrecen oportunidades interesantes de innovación; sentimos que ahí podemos hacer diferencia con nuestro lema de que innovamos incesantemente buscando crear oportunidades para todos.

Lea más: Para innovar Cuestamoras busca consolidar negocios en un 100%

¿Cómo están actualmente las operaciones de la compañía?

Hace unos años teníamos negocios que estratégicamente no nos convenían, así que paulatinamente nos deshicimos de ellos y entonces o comenzamos algunos propios o los compramos; estamos muy contentos con el rumbo que están tomando y ver como poco a poco se van cumpliendo los objetivos en todos los sectores que tenemos presencia, apostando por un modelos sostenible donde el servicio al cliente es y será la clave.

¿Cuál ha sido el camino para complementar exitosamente cuatro ramos de negocio bajo una identidad? ¿Hay alguno que tenga más peso sobre los otros?

En términos de estrategia todos tienen el mismo peso y cumplen una función importante aunque posean características diferentes; lo que los cohesiona a todos es la cultura de innovación. Tenemos el “sistema Cuestamoras”, que es un grupo de normas éticas y valores; así como procesos, que se convierte en la goma que une a estos negocios diferentes, lo vemos muy claro cuando se adquiere una compañía nueva, el reto es  que interiorice esta forma propia y única de Cuestamoras de hacer las cosas.

¿Qué valoración hacen del clima de negocios en Costa Rica?

Aquí hay una gran ventaja que es la seguridad jurídica y es lo que nos hace diferentes al resto de países, eso sí, hay un panorama difícil que podrían ahuyentar proyectos o inversiones. En otras naciones hay muchas más facilidades para hacer negocios que en la nuestra. Sin duda el próximo gobierno tendrá el reto de rescatar ese ambiente favorable para que el modelo no caiga.

¿Cuál es el papel de Cuestamoras como generadora de empleos?

En 2011 teníamos 50 colaboradores, para final de este año cerraríamos con una nomina de 2.400 empleados. Esperamos convertirnos en un generador de empleos pero que sean de calidad, incluso capacitamos a nuestros colaboradores en áreas que complementen la formación profesional de nuestros profesionales como manera de incentivarlos y motivarlos para que sigan en la empresa.

¿Qué proyectos vienen para la compañía este año?

El 2018 es clave para el negocio. En nuestra división de Urbanismo tenemos el proyecto de Santa Verde que en mayo se completa su primera etapa, después vendrá la apertura de Oxígeno a finales de este año; en la división de salud vamos a consolidar la presencia de farmacias La Bomba en todo el país llevando los mejores precios a millares de costarricenses; mientras que Fischel desarrolla una nueva oferta de valor a sus clientes. También vemos con optimismo el crecimiento de nuestro negocio de comercialización de energía en El Salvador y Guatemala. Y, finalmente, estamos en proceso de definir un modelo de negocios innovador con nuestra división de bosques, de manera que podamos generar valor económico, social y ambiental a partir de la construcción sostenible de bosques. 

 


NOTAS RELACIONADAS