Presidente confirma siete visitas de empresario cementero a Casa Presidencial
Luis Guillermo Solís, presidente de la República. Cortesía/La República
Enviar

Durante una maratónica sesión de la comisión investigadora del Congreso, Luis Guillermo Solís, mandatario de la República, reconoció anoche bajo juramento, que el empresario cementero Juan Carlos Bolaños visitó la Casa Presidencial en siete ocasiones entre febrero de 2015 y el julio de 2016.

Durante las reuniones que Bolaños sostuvo en Zapote, con diversos funcionarios, e incluso con el mandatario, se conversó sobre la ruptura del duopolio del cemento en Costa Rica. 

No obstante, el Mandatario negó cualquier tráfico de influencias.

"Queda claro que en el tema del cemento, el Gobierno de la República ha procurado hacer lo necesario para reducir el precio de ese insumo esencial para la construcción, mediante la ruptura del duopolio vigente desde hace décadas. Queda claro que el Gobierno derogó normas a la importación de cemento establecidas en el 2005, con el fin de permitir la competencia en este mercado", dijo el Mandatario. 


Los diputados investigan un préstamo de $20 millones otorgado por el BCR a Bolaños, a pesar de que este no recibió el aval del INS, ni otros requisitos, de acuerdo a los diputados.

En lo que sí fue crítico el presidente Solís, fue en su decisión de pedirle a Víctor Morales Zapata, diputado del PAC, que renuncie a la curul, por los cuestionamientos en su contra que lo relacionan con un supuesto favorecimiento a favor de Bolaños.

Esto, por la llamada que habría hecho Morales a la Comisión Nacional de Emergencias, para solicitar, supuestamente a nombre del Presidente, que no se retuviera un pago a la empresa cementera de Bolaños.

No obstante, para la oposición y para algunos legisladores oficialistas como Ottón Solís, la crítica del Presidente en contra de uno de sus más cercanos colaboradores, es insuficiente.

En ese sentido, se cuestionó el acceso del empresario cementero Bolaños con la Casa Presidencial.

"Yo quisiera saber cuántos empresarios más o cuántos trabajadores tienen acceso a negociar citas con el gobierno de esta forma tan seguidas y con tanta influencia", aseveró el diputado Ottón.

Mientras tanto, la bancada de Liberación Nacional quiso  hacer un ligamen entre el presidente Solís y la influencia de Melvin Jiménez, exministro de la presidencia, Mariano Figueres, director de la DIS y el diputado Morales, todos ellos, relacionados de alguna manera con el préstamo que dio el BCR a Bolaños por unos $20 millones.

"Aquí lo que tenemos no es otra cosa que un círculo de amigos que unen esfuerzos en el gobierno. Eso queda claro", dijo Ronny Monge, diputado de Liberación Nacional.



Ver comentarios