Precandidatos del PUSC harán “modesta” inversión en contienda
La otra semana están previstos varios debates que podrían ayudar a visibilizar a los aspirantes como Rodolfo Piza, ya que este tiene poco dinero para pagar propaganda. Archivo/La República
Enviar

A diferencia de los precandidatos de Liberación Nacional, que botaron la casa por la ventana en la contienda interna del pasado 2 de abril, los aspirantes del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) apenas gastarán unos $500 mil entre ambos.


Las escasas donaciones que han recibido desde que arrancó la precampaña, además del aporte personal de los precandidatos Rafael Ortiz y Rodolfo Piza, son las únicas fuentes de ingreso que tienen.


El dinero solo alcanza para costear los gastos de las giras de trabajo, además de pagar un número limitado de signos externos. 


Mientras tanto, la publicidad en redes sociales ha sido el medio privilegiado sobre la propaganda tradicional en prensa, radio y televisión.

En principio, Ortiz invertiría unos $300 mil y Piza unos $200 mil al final del proceso, de acuerdo con sus respectivos jefes de campaña Rándal Quirós y Johnny Leiva.


Esto significaría que los rojiazules estarían gastando menos de la mitad de lo invertido por Antonio Álvarez y José María Figueres de Liberación Nacional, que juntos habrían gastado más de $1 millón.


Esto ha hecho irremediablemente que la temperatura electoral a menos de dos semanas de la convención interna prevista para el domingo 4 de junio, esté muy fría. 


Para la elección están habilitadas más de 3 millones de personas para votar, pero se presume que tan solo irán unas 200 mil, es decir, apenas un 6,6% del padrón electoral.


“Nosotros vamos a coyol quebrado, coyol comido por decirlo de alguna manera. El mayor gasto que hemos tenido es en llantas y en suelas de zapatos, porque en definitiva no tenemos dinero para pagar publicidad”, agregó Leiva.


Los gastos de la precampaña no los cubre la deuda política, por lo que los aspirantes presidenciales tienen que acudir a amigos, colaboradores y hasta invertir su propio capital, para continuar con sus sueños presidenciales.


En ese sentido, personeros del PUSC, el Libertario, Liberación y otros, han abogado por cambios en el Código Electoral, para que se reconozca la totalidad de la deuda política tras un proceso y no solo aquello que los partidos puedan comprobar.


Esta modificación permitiría a los partidos guardar dinero para los procesos internos y así incentivar al voto.


Otra reforma podría ser la habilitación de la deuda política adelantada, con el objetivo de fondear a las agrupaciones políticas en la precampaña, siempre y cuando puedan dar garantía de pago al Tribunal Supremo de Elecciones.


Pese a las complicaciones, las tendencias hacen todo lo posible por calentar el ambiente electoral.


“Los debates que se están organizando en diferentes medios son importantísimos para nosotros, ya que no tenemos el dinero suficiente para pagar la publicidad y estos encuentros, nos ayudan a dar a conocer a nuestro candidato presidencial”, dijo Quirós.


LA REPÚBLICA pidió a los dos aspirantes la lista de los donantes, pero al cierre de edición no enviaron la información.
El PUSC invertirá unos ¢140 millones en la convención interna.


Para ello, ha previsto la impresión de unas 300 mil papeletas, con el objetivo de tener de sobra, en caso de que se superen las expectativas, dijo Pablo Heriberto Abarca, secretario del PUSC.


“El partido ha venido creciendo en los últimos años y esperamos que esa mejoría se demuestre en las urnas. Si se compara con otros procesos, sí reconocemos que la afluencia sería escasa, pero eso no es culpa del PUSC, sino del propio sistema político, que dejó de ser bipartidista hace muchos años”, agregó Abarca.


En estos momentos el PUSC representa la segunda minoría en importancia, con un 4% de seguidores, mientras que Liberación es el partido más popular con el 18% de los electores.


No obstante, hay mucho espacio para crecer, ya que un 74% de los costarricenses asevera no tener partido, de acuerdo con la última encuesta del CIEP de la UCR de marzo.

 

 
 
 
 

Ver comentarios