Enviar
Reanudación de operaciones se daría por la noche
Policía tomó puertos del Caribe
• Al menos nueve buques y un crucero con casi 1.900 turistas no atracaron por huelga

Danny Canales
[email protected]

La policía intervino los puertos del Caribe ayer a las 3 p.m. para reanudar sus operaciones, luego de la huelga que inició un grupo de trabajadores el martes.
Al cierre de edición todavía se estaba a la espera del restablecimiento de las operaciones en los muelles, debido a que no había personal disponible para asumir la operación del equipo.
Ni siquiera Francisco Jiménez, jerarca de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), institución que opera los muelles caribeños, conocía cuántas horas se iban a requerir para que el complejo volviera a operar normalmente.
La prioridad será atender los cinco barcos de frutas y tres busques de contenedores que no habían podido atracar debido a la huelga.
El complejo portuario de Limón y Moín es el más importante del país pues por él se trasiega el 80% del comercio internacional costarricense.
La toma de los puertos por parte de la policía fue en respuesta a las pérdidas económicas que le produjo el paro de labores a los usuarios del servicio.
Por ejemplo, el sector turismo enfrentó ayer por la mañana un trago amargo luego de que se desviara un crucero que pretendía atracar en Limón pues no había quien lo atendiera.
El buque Zuiderdam, propiedad de Holland America Line, traía a bordo 1.885 turistas y casi más de 700 tripulantes. Se estima que cada turista que se baja de un crucero que visita algún destino, invierte en promedio $100.
Otro sector golpeado fue el exportador por el atraso en la llegada de cinco barcos fruteros y cuatro buques de contenedores que venían para Moín.
Solo el sector bananero estima que por día de huelga enfrenta pérdidas por unos $1,6 millones.
En tanto que el operador de los muelles del Caribe habría dejado de percibir alrededor de ¢200 millones, estimó Jiménez.
Como reacción al daño económico que le produjo al país el cese de operaciones de los puertos caribeños, la Unión de Cámaras solicitó al Poder Ejecutivo abrir expedientes administrativos y civiles en contra de los trabajadores que se acogieron a la huelga.
“Ante la irresponsabilidad de estos trabajadores una enorme cantidad de empresas privadas están pagando multas por los atrasos ocasionados tras la paralización de labores”, cuestionó Jaime Molina, presidente interino de la asociación que representa a las cámaras empresariales.
Una de las consecuencias de las constantes huelgas en el Caribe es el aumento de los costos de los productos, cuestionó Molina, quien justificó su posición con un estudio que demuestra que exportar desde el país es más caro que hacerlo desde el resto de Latinoamérica.
En ese sentido comparó que el costo de exportar un contenedor por el Caribe costarricense es de $1.190 en tanto que hacerlo por Panamá cuesta $729.
Los industriales se unieron al repudio en contrato de los trabajadores portuarios.
“Costa Rica no se puede permitir el lujo de que un grupo de sindicalistas con ilegítimos intereses secuestren una vez más los puertos de Moín y Limón, poniendo en jaque miles de puestos de trabajo en momentos de una cruda coyuntura para la producción nacional”, reprochó Juan María González, presidente de la Cámara de Industrias.
Como medida inmediata el jerarca de Japdeva ordenó un estudio ayer para determinar cuáles de los colaboradores se habían unido a la huelga para rebajarles los días que no laboren.
También cumplió una de las demandas de los trabajadores, al prometer que a más tardar la próxima semana les ajustará un 2,44% al sueldo por reestructuración de clases de puestos no profesionales.
Pero para el sindicato portuario con esa medida se cumple a medias el acuerdo que les hizo el gobierno hace dos años y medio, cuando les ofreció además equipararles el salario con el que ganan los trabajadores portuarios de muelles caribeños de países vecinos.
El gremio de trabajadores cuestionó que la toma de los puertos por la Fuerza Pública demuestra la falta de diálogo del Gobierno y amenazó que la medida podría tener repercusiones, dijo Ronaldo Blear, secretario general de Sintrajap.
La demanda realizada por los sindicatos que está pendiente aun se encuentra en estudio, afirmó Jiménez, y fue sincero en decir que no sabe cuándo podrían dar una respuesta.

Ver comentarios