Logo La República

Sábado, 24 de agosto de 2019



NACIONALES


Pleitos políticos hondureños afectarían a Costa Rica

Redacción La República [email protected] | Lunes 29 junio, 2009



Deterioro en la imagen de la región podría frenar la inversión
Pleitos políticos hondureños afectarían a Costa Rica

Daniel Chacón
[email protected]

• Manuel Zelaya buscará apoyo de mandatarios del istmo para regresar al poder en su país
• Europa ya solicitó sacar a la nación hondureña de negociaciones para un Acuerdo de Asociación mientras no se resuelva la crisis política


El impacto de la crisis política hondureña podría sentirse en Costa Rica, al despertar las dudas entre los inversionistas internacionales, así como locales, con respecto a la estabilidad regional.
Es difícil pronosticar cuán profundo eventualmente sea el conflicto que se está desplegando en Honduras; no obstante, la insistencia por parte del derrocado gobernante Manuel Zelaya, de que se cambie la Constitución nacional para permitir su reelección, en las últimas semanas ha sido el detonante de fuertes choques con varios de los más poderosos elementos del Estado, incluido el Congreso, la Corte Suprema y las fuerzas armadas.
“Estaba simplemente pidiendo la opinión del pueblo, no era una encuesta vinculante. No por eso me van a sacar a balazos del país; realizar una consulta no vinculante no es un delito en ningún Estado de derecho”, dijo Zelaya, luego de ser expulsado de Honduras por las fuerzas armadas y traído a Costa Rica.
Sin embargo, los opositores insisten en que la consulta era un fraude perpetrado por el mandatario, al haber sido organizada y contabilizada por grupos cercanos a Zelaya, sin ningún respaldo del Tribunal Supremo Electoral.
Tanto el Congreso como el Poder Judicial y el de Elecciones
dieron manifestaciones a favor de la salida del presidente Zelaya, quien insistió en realizar la consulta, a pesar de su rotunda oposición.
Los tres poderes reconocieron al pr
esidente del Congreso, Roberto Micheletti, como el nuevo mandatario, pero la comunidad internacional rechaza este acto.
La Constitución hondureña de 1982 no le permite a ninguna persona fungir como presidente más de una vez, bajo estos términos Zelaya, elegido en 2005, no puede postularse a las elecciones programadas para el próximo 29 de noviembre.
Toda esta situación tendrá una onda expansiva que afectará al resto de las naciones centroamericanas, especialmente en aquellas áreas relacionadas con la sensibilidad del mercado.
Este nerviosismo sería compartido en términos de inversión empresarial, bajo el dicho de que “no hay una cosa más nerviosa que $1 millón”, y de que en medio de una crisis, los inversores buscan los mercados más seguros.
Esa lesión a la imagen centr
oamericana le hace un flaco favor a la región con respecto al perfil que tiene el resto del mundo sobre el avance de la democracia en Centroamérica.
Además, supone una afectación en la estrategia de negociación regional, en la que hubo avances pero todo esto se vería condicionado por esta situación, y la postura que adoptarán los presidentes del área con respecto al nuevo gobierno ya nombrado por el Congreso hondureño.
Las reacciones no se han hecho esperar y ya existe un llamado para que la Unión Europea excluya a Honduras de la negociación del acuerdo comercial hasta que se restituya el orden constitucional, aseguró Willy Meyer, diputado europeo español.
El p
eligro es que la región vuelva a un ambiente parecido al que prevaleció en la década de 1980, durante la cual se libraban guerras civiles en Nicaragua y El Salvador.
“Yo espero que la reunió
n del Sistema de Integración Centroamericana no sea exclusiva de los países de la región, sino que se integren todos los presidentes del hemisferio. Espero se condene el golpe de Estado, nuestros pueblos no pueden aplaudir estos actos, aunque existiesen desacuerdos con los gobernantes”, manifestó Oscar Arias, presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz.
Zelaya, que cuenta con el apoyo de varios grupos sindicalistas, así como de muchos trabajadores rurales, ha asegurado que él únicamente está comprometido a arremeter contra la pobreza y la falta de justicia social que imperan en muchas partes del país.
Por otro lado, casi todas las principales instituciones públicas hondureñas se han declarado en contra de su iniciativa, denunciándola por ser motivado por el deseo de mantenerse en el poder.
Más de la mitad de la población hondureña vive en condiciones de pobreza extrema, mientras el poder adquisitivo por per
sona en 2007 era equivalente a tan solo $3.610, según datos del Banco Mundial, en comparación con la cifra de Costa Rica que ese año era de $10.510.
En Latinoamérica, solo Nicaragua demuestra condiciones económicas inferiores a las de Honduras.
Zelaya ganó la elección de 2005 al recibir el 49,8% de los votos, mientras su contrincante Porfirio Lobo obtuvo el 46,1%.
Honduras ha tenido un sistema gubernamental democrático desde 1982, durante los 25 años anteriores el país fue gobernado por una junta militar.