Plan que rebalancea acceso a U estatales siembra dudas
“Creo que la reforma educativa debería centrarse en mejorar la calidad de la educación estatal y no en dar cupos automáticos”, dijo Elenilzon Arroyo, director ejecutivo de la Asociación Costarricense de Bachillerato Internacional. Gerson Vargas/La República
Enviar

El plan que establece campos fijos para los estudiantes de colegios públicos en las carreras de mayor demanda en las universidades públicas, genera muchas dudas sobre su aplicación y en principio cuenta con una fuerte oposición del sector privado e incluso de los estudiantes y sindicatos.
La propuesta permitiría que los diez mejores promedios de los colegios financiados por el Ministerio de Educación, llenen automáticamente el 50% de los campos que ofrecen la Universidad de Costa Rica, la Universidad Nacional, la UNED y la Universidad Tecnológica.
Esto implicaría que unos 7 mil campos al año, serían ocupados automáticamente por estudiantes de colegios públicos.
Sin embargo, el proyecto que presentó Epsy Campbell, diputada del PAC, no detalla qué pasaría en caso de que la mayoría de los mejores promedios de colegios públicos, decidan estudiar una misma carrera, mientras que el límite de cupos automáticos que fija en el plan, podría ser lesivo para los estudiantes con menos recursos, de acuerdo con Luis Paulino Siles, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica.
Por otra parte, queda la duda si en el mediano plazo, las universidades estatales podrán absorber tantos estudiantes.
“El 66% de los estudiantes de la Universidad de Costa Rica proviene de colegios públicos, más del 53% recibe algún tipo de beca socioeconómica y un 28% de los jóvenes entre 18 y 24 años que asisten a universidades públicas, pertenece a los hogares de más bajos ingresos. Para nosotros la propuesta es lesiva porque limita el ingreso y porque afecta la autonomía universitaria”, dijo Siles.

La iniciativa de Campbell se basa en la premisa de que los estudiantes de colegios públicos, no pueden competir en igualdad de condiciones que sus homólogos del sector privado, ya que la educación que reciben estos últimos es de una mejor calidad, aseveró la legisladora.
En las universidades públicas, un 59% de los estudiantes proviene de familias de clase alta, mientras que un 32% pertenece a la clase media y un 8% a los estratos menos acomodados de la economía, de acuerdo con la Encuesta de Hogares del INEC.
Por cada diez estudiantes de colegios privados que aplicaron en la Universidad de Costa Rica para 2011, casi tres fueron admitidos, mientras que esa cifra bajó a casi 1,5 en el caso de los colegios públicos.
Sobre este tema se trató de conversar con algún representante de la Asociación de Centros Educativos Privados y con Alberto Salom, presidente del Consejo Nacional de Rectores, pero ninguno quiso dar una opinión todavía.

201606122121310.rec-9.gif

Ver comentarios