Logo La República

Domingo, 3 de marzo de 2024



COLUMNISTAS


Pidiendo a futuros alcaldes

Carlos Denton cdenton@cidgallup.com | Miércoles 06 diciembre, 2023


Merecemos todos los que vivimos en centros urbanos condiciones de vida más atractivas y hay que votar el 4 de febrero por el candidato a alcalde que tiene más interés en embellecer nuestro entorno. Realmente no importa su partido político ni su capacidad de oratoria. Hay que hacer de nuestros barrios lugares atractivos, no importa su nivel socioeconómico.

Primero y sobre todo tienen que haber aceras amplias, planas y sin grietas y huecos. Para que los habitantes salgan, caminan, socializan en las calles tiene que haber espacio para ellos. Se supone que los dueños de las propiedades tienen la responsabilidad de crear y mantener las aceras, pero en muchos lugares no lo hacen. Y la Municipalidad no pone la acera y presenta la factura al dueño porque es todo un proceso. NI hablar de precarios donde las aceras pueden ser trechos pequeños que permitan caminar sin enlodarse, pero jamás son para pasear o disfrutar.

Segundo faltan árboles. Hace unos años la Municipalidad de San José procedió a sembrar árboles en ciertos barrios y algunos sobrevivieron. Pero los vecinos no se molestaron a regarlos, y otros fueron tumbados por vehículos, destruidos por vándalos, o quizá se sembraron en tierra no apta. El alcalde nuevo, no solo de la capital, debería de sembrar palos que aguantan el verano sin agua, que den sombra pero que con sus raíces no destruyen o mal tratan a las aceras. Décadas atrás la mayoría de los habitantes despertaban escuchando al canto de los pájaros. Sin arboles no hay pájaros, pero sí hay aire más sucio y falta de sombra.

En ciudades serias, el gobierno municipal pone basureros. Si la basura va a contenedores no van a las cloacas, y al drenaje general de las calles. Muchas de las inundaciones en barrios urbanos se deben a que los drenajes están bloqueados por deshechos callejeros—se sienten especialmente a principios de invierno cuando el acumulo de cuatro meses crea una situación desagradable. Se conocen los argumentos en contra – “la gente los roba,” “los jóvenes vándalos los destruyen,” y otros. La respuesta es que para eso hay policía municipal.

Si las aceras son suficientemente amplias se puede instalar bancas para que los pobladores toman sol allí o se sienten para ver la gente pasar. En los parques siempre hay banquitas, pero no tanto en otros puntos. Pero ¿por qué no?

No sé si aun debajo del Parque Central hay servicios sanitarios públicos ni en que condiciones están Tampoco sé si ese gobierno municipal ha construido otros. Lo que es definitivo es que para cualquier habitante estar en las calles de la gran mayoría de los centros urbanos por más de dos horas implica un “aguante” (las mujeres tienen más capacidad generalmente) o tener la capacidad de convencer algún comercio de “prestar” su servicio sanitario. Para las personas de cierto nivel socioeconómico lo pueden resolver, pero muchos usan las mismas calles para atender esta necesidad que todos tenemos.

Si un candidato al puesto de alcalde ofrece todos estos, voté por él o ella.

NOTAS ANTERIORES








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.