Logo La República

Lunes, 25 de marzo de 2019



COLUMNISTAS


¿Pero qué significa estrategia?

Leopoldo Barrionuevo [email protected] | Sábado 26 junio, 2010




Según mi punto de vista, Objetivo es lo que queremos alcanzar, Estrategia es el modo de conseguirlo y Táctica, las acciones que ejecutamos no planeadas

ELOGIOS
¿Pero qué significa estrategia?

Dijimos que ya en fútbol, en la empresa y en la vida, sin estrategias no hay nada, lo que equivale a aseverar que no se puede hacer nada sin determinar objetivos ni definir metas, es decir, sin organizar lo que se quiere alcanzar y definirlo cuantitativamente, lo que parece ser lo más fácil del mundo, toda vez que yo no esté dispuesto a seguir los pasos para alcanzarlos.
Todos hacen planes, pocos los cumplen, menos alcanzan los objetivos. ¿Los motivos? 1. No analizamos si los objetivos son factibles. 2. No relacionamos su cumplimiento con un plan estratégico. 3. No consideramos seriamente los recursos económicos y humanos para determinar si nos alcanzan. En suma: una vez que decidimos qué, dejamos de interesarnos por el cómo.
Es como definir la convivencia: a) Fijamos fecha para la boda, o nos juntamos de una vez o viene un güila en camino y ese no espera. b) La vivienda. c) Ingresos y gastos. d) Luna de miel y hasta aquí llegamos, Catalina. La carrera, los estudios, el sostén económico, partir el pan cotidiano (compartir), acoplamiento emocional, vivir con otro (convivir), QDNA (Que Diosito Nos Ayude).
¿Cómo soy yo? ¿Cómo es el otro? ¿Qué tiene de valioso y qué de insoportable en la medida que pueda hacer fallar el proyecto? ¿Qué será preciso ceder? Un análisis FODA, Fortaleza-Oportunidad y Debilidad-Amenaza se impone previamente. Según mi punto de vista, Objetivo es lo que queremos alcanzar, Estrategia es el modo de conseguirlo y Táctica, las acciones que ejecutamos no planeadas.
Guardiola analiza el equipo que enfrentará el Barça y la gente con que cuenta para ese partido, corre a Messi desde la punta derecha hacia el centro pero un poco retrasado, luego para al resto de la gente con base en un esquema de ataque en el medio campo y Lio alimenta a sus delanteros con pases precisos e impecables, siempre dispuesto a asestar un golpe personal ante cualquier falla o error defensivo: la táctica la improvisa cuando es necesario. El resto es estrategia.
En la empresa ocurre lo mismo, región por región, vendedor por vendedor, cliente por cliente: se definen objetivos, se fijan estrategias diferenciales, se improvisa ante el cliente y se evalúan los resultados a cada paso, cada semana… Cuando esto no ocurre, la gente de ventas se desgasta para inventar excusas y justificar el no cumplimiento de los compromisos, sin verificar qué parte es cada uno del problema. Los futbolistas lo hacen sin culparse nunca de sus fracasos: el árbitro, la tribuna, la carencia de apoyo, el técnico, los dirigentes, el juego violento de los rivales, las lesiones, la suerte, etc.
¿En su empresa pasa lo mismo? Es fácil solucionarlo: recorte este artículo, sitúelo en el panel de noticias y toda vez que le propongan algo pregunte: 1. ¿qué objetivo persiguen?, 2. ¿cuál es la estrategia? 3. ¿Cómo afectará nuestras ventas? y 4. ¿qué nos vamos a ganar con ello?
Echeme la culpa: mi madre estaba acostumbrada a estos elogios.

Leopoldo Barrionuevo
[email protected]


NOTAS ANTERIORES