Enviar
Sábado 31 Mayo, 2014

El proceso aquí consignado ha sido un importante aporte en la meta de aumentar el acceso de la población a la salud mental y el bienestar en su calidad de vida


Para mayor acceso a la salud mental

El pasado 3 de marzo la junta directiva del Colegio Profesional de Psicólogos de Costa Rica (CPPCR) aprobó las nuevas tarifas mínimas para el cobro de honorarios profesionales en psicología. Dichos montos presentan una importante disminución con respecto a 2013. Por ejemplo, la tarifa correspondiente a la hora profesional pasó de ¢30 mil a ¢22.500, lo que equivale a una disminución del 25%.
El ajuste de este año fue posible gracias al esfuerzo de la Comisión de Desarrollo del Empleo del CPPCR. Hasta 2013, el aumento anual de estas tarifas carecía de un sistema de cálculo que se basara en la realidad económica del país.
Esta situación contrastaba con el principio explícito de compromiso social que tiene la disciplina psicológica y más aún, con el quinto objetivo del CPPCR contemplado en su ley orgánica, el cual se refiere a la necesidad de hacer asequibles los servicios psicológicos a toda la población. A partir de esta situación, la Comisión de Desarrollo de Empleo estructuró una propuesta específica ante la junta directiva dividida en dos fases:

1. Se debía seleccionar una categoría salarial actualizada periódicamente por entes estatales que permitiera establecer las tarifas mínimas como un porcentaje de dicha categoría salarial. De esta manera, los futuros aumentos en las tarifas mínimas obedecerán a la situación económica del país.

2. Los nuevos montos deberán ser establecidos de manera democrática, con base en un estudio de consulta al gremio, ya que los y las profesionales en psicología son las personas con mayor fundamento para balancear el principio de accesibilidad a los servicios psicológicos, con otros criterios tales como la rentabilidad económica.
Para la primera fase se acordó establecer las tarifas mínimas como un porcentaje de la categoría salarial “Licenciado Universitario”, actualizada semestralmente por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Por su parte, para la segunda fase, se llevó a cabo un estudio empírico, con base en una muestra probabilística, mediante el cual se consultó el criterio de los colegiados y colegiadas.
En este estudio se tomaron en cuenta las opiniones de profesionales de diversas edades, años de experiencia, grados académicos, universidades y zonas geográficas del país.
Las muestras consideraron que las tarifas mínimas deberían bajar. Asimismo, estos resultados coincidieron con los de la consulta llevada a cabo en el marco del I Encuentro Nacional de Asociaciones en Psicología (2013). Finalmente, los resultados de ambas consultas fueron sintetizados y con base en ello se establecieron las nuevas tarifas mínimas.
Consideramos que el proceso aquí consignado ha sido un importante aporte en la meta de aumentar el acceso de la población a la salud mental y el bienestar en su calidad de vida. Sin embargo, estamos conscientes de que esta es solo una de las muchas acciones que se deben llevar a cabo para que todas las personas habitantes de nuestro país tengan posibilidades reales de acceso a los importantes servicios profesionales que ofrece nuestra disciplina.

Sonia Hernández Sánchez

Colegio Profesional de Psicólogos de Costa Rica
[email protected]