Enviar

Panamá se lanza a caza del pez león

201308090851251.pez-leon.jpg
Las autoridades de Panamá han iniciado una cruzada contra el voraz pez león, que ha invadido la costa Caribe del país y comenzado a mermar la población de algunas especies que sirven de sustento a miles de pescadores artesanales, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria nacional.

El pez león, que puede crecer hasta los 20 centímetros y tiene glándulas venenosas, llegó aparentemente de forma accidental al Caribe, donde no tiene depredadores naturales, por lo que se ha reproducido enormemente y caza incluso de día, lo que no hace en el océano Índico y el Pacífico occidental de donde es autóctono.

La autoridades planean "una captura masiva a nivel nacional para disminuir la proliferación del pez", y para ello busca la manera de "reunir a todos los pescadores, tanto del Atlántico como del Pacífico", para emprender esa tarea "titánica".

Una actividad piloto se realizó en Bocas del Toro, frontera con Costa Rica, "y sólo en cinco horas se sacaron más de tres mil peces león, de todos los tamaños, en un área somera, no muy profunda", que es donde más se encuentra la especie.

La Autoridad también ha instalado en Bocas del Toro unas cestas con cebos que han resultado una buena opción, ya que de cada "12 pescados que caen 10 son pez león", lo que puede permitir cazarlo "en los tiempos que no se puede bucear" porque el mar está muy agitado "o en los lugares muy profundos".

Se carece de estadísticas sobre la población del pez león en el Caribe panameño, pero áreas como San Lorenzo, "parece un jardín de flores que en realidad son pez león".

La población juvenil de especies comerciales son el principal alimento del colorido pez león, que puede expandir hasta cuatro veces el tamaño de su estómago y comerse 30 peces cada media hora.

Las glándulas venenosas del pez son la razón por la que los pescadores le huyen y no aprovechan su carne, rica en proteínas y de buen sabor.

Ver comentarios