Países emergentes capitalizan al FMI
Enviar
Países emergentes capitalizan al FMI

Países emergentes entre los que se cuentan China y Brasil formalizaron compromisos de financiación con el Fondo Monetario Internacional, contribuyendo a aumentar casi al doble su capacidad de préstamo para proteger la economía mundial contra la turbulencia de la deuda europea.
Con el agregado de las nuevas promesas de 12 países que también incluyen a Rusia, India y Sudáfrica, el prestamista con sede en Washington dijo que ahora ha recibido compromisos de financiación por $456.000 millones, cifra superior a los aproximadamente $430.000 millones que, dijo, había conseguido en abril.
Los aportes temporarios se sumarán a los $380.000 millones que tiene disponibles actualmente el FMI para prestar.

“Los países grandes y pequeños respondieron a nuestro llamado a la acción”, dijo la directora ejecutiva del FMI Christine Lagarde en un comunicado paralelo a la cumbre del Grupo de los 20, agregando que los nuevos aportes solamente serían utilizados como “segunda línea de defensa” una vez agotados los recursos existentes.
Los líderes del G-20 están reunidos en el balneario mexicano de Los Cabos en la cumbre dominada por la crisis financiera en la eurozona integrada por 17 países en tanto los costos de endeudamiento españoles aumentan hasta un nivel sin precedente desde que existe el euro. Canadá y los Estados Unidos se abstuvieron de darle una mano al FMI, pese a las exhortaciones lanzadas por la canciller alemana Angela Merkel al resto del mundo para que hiciera más.
“Será la primera vez que el fondo está capitalizado sin los Estados Unidos, lo cual refleja la importancia de los mercados emergentes”, dijo el presidente mexicano Felipe Calderón el 16 de junio.
El organizador del encuentro dijo que México aportaría $10.000 millones al fondo, equiparando las cantidades prometidas por Rusia, India y Brasil. China dijo que aportaría $43.000 millones, en tanto Sudáfrica, Colombia, Malasia, Nueva Zelanda y Filipinas fueron algunos de los países que ofrecieron montos más pequeños.
Si bien este segundo reabastecimiento de las arcas del FMI en tres años constituye una victoria para Lagarde, no alcanza su objetivo inicial de recaudar $600.000 millones.
“Preocupa el hecho de que el cortafuego disponible no sea adecuado para hacer frente a un contagio”, dijo ayer el primer ministro indio Manmohan Singh a los líderes en la cumbre. “Los recursos previstos para ser movilizados por Europa y el FMI son menos de lo que se estimó un año atrás, y la crisis es, en realidad, más grave”.
Después de reunirse el lunes, los líderes del llamado grupo BRICS –Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- dijeron en una declaración que su aporte se fundaba en la expectativa de que los miembros del FMI cumplan “oportunamente” una promesa realizada en 2010 de otorgarles una mayor voz en la gestión del FMI.


Ver comentarios