País acorta brecha digital, queda debiendo en calidad
“Si bien hemos venido registrando un incremento en ciertos puntos, persisten retos en cuanto a lograr un mayor despliegue de la infraestructura de telecomunicaciones que se refleja en más acceso a Internet y mejorar la calidad de los servicios”, dijo Edwin Estrada, viceministro de Telecomunicaciones. Gerson Vargas/La República.
Enviar

La brecha digital, es decir la diferencia que existe entre los costarricenses que tienen acceso a la tecnología, disminuyó en un 56% entre 2006 y 2016.

Esto significa que la cantidad de personas con acceso a líneas celulares, Internet móvil y fijo, y a dispositivos portátiles ha aumentado en los últimos diez años.

El avance se atribuye en gran parte a la actuación de las redes móviles en el país, ya que la apertura del mercado de telecomunicaciones en 2008 permitió el ingreso de empresas privadas con servicios y ofertas competitivas para los ciudadanos.

Los usuarios empezaron a sustituir los teléfonos de los hogares y oficinas por dispositivos celulares, y el tráfico de Internet migró de las computadoras de escritorio y portátiles a teléfonos inteligentes y tabletas.

Mientras que la cantidad de líneas de telefonía fija cayó en un 50% desde la apertura de las telecomunicaciones, la penetración de telefonía móvil aumentó un 300%.

Para 2016 la cantidad de líneas de telefonía móvil por cada 100 habitantes alcanzó un valor de 170; de acuerdo con el Viceministerio de Telecomunicaciones esta tendencia significó que la brecha digital en el país decreciera a una tasa promedio del 9% anual.

“En comparación con países de la OCDE únicamente nos supera Austria en cantidad de ciudadanos con líneas móviles; a nivel latinoamericano solo Panamá y Uruguay. Es necesario reconocer que la brecha tiene diferentes dimensiones y para el desarrollo de las redes móviles o fijas, es indispensable el desarrollo de acciones en cuanto a la alfabetización digital y apropiación social de las telecomunicaciones”, dijo Edwin Estrada, viceministro de Telecomunicaciones.

A pesar de que los servicios de las redes destacan como un pilar importante en el camino por cerrar la brecha digital, los usuarios no están del todo satisfechos con los servicios que reciben; las autoridades correspondientes están conscientes de que los patrones de consumo cambiaron y los vuelven más exigentes.

Sin embargo, la percepción de la calidad de los servicios de telecomunicaciones disminuyó durante el último año; cuando el porcentaje de llamadas exitosas de telefonía móvil cayó un 4% y el grado de satisfacción de los usuarios bajó un 2%.

“Debemos mejorar, se requiere avanzar en la armonización del marco normativo para el despliegue de infraestructura de telecomunicaciones y acelerar la ejecución y seguimiento de proyectos del sector, acordes con el dinamismo del mercado al que responde. En general, hay que seguir velando por facilitar el acceso, y promover el uso y la apropiación de las TIC”, explicó Estrada.



Ver comentarios