Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



PÁGINA 2


Padre e hijo crean una huerta a cada familia tica

Brandon Flores [email protected] | Lunes 05 febrero, 2018



La idea de que cada familia tica tuviera una huerta propia, fue la semilla que germinó el proyecto de Plantarte, una iniciativa del ingeniero agrónomo Carlos Salazar y su hijo Sergio.

Este proyecto nació en 2016 ofreciendo a los costarricenses la posibilidad de alquilar un espacio de aproximadamente seis metros cuadrados, para que pudieran producir de forma ecoamigable sus propias hortalizas.

Lea más: Huertas Donde Sea, un sistema de agricultura urbana



Dicha iniciativa se desarrolla en una finca propiedad de los empresarios en Pozos de Santa Ana, que tiene capacidad para 100 plantaciones con la extensión mencionada.

Hoy, si bien mantienen esa alternativa, estos emprendedores desarrollaron las huertas a domicilio, sobre todo en condominios verticales, donde se puede acondicionar un espacio para sembrar hortalizas, plantas aromáticas o medicinales.

Incluso, Plantarte también puede construir huertos en oficinas, a manera de terapia contra el estrés laboral.

“La gente ha adquirido consciencia de la importancia de alimentarse bien. Con este proyecto, la idea es que las personas siembren y cosechen en familia sus propias hortalizas, así les inculcan a los niños la disposición para producir mientras ellos aprenden el costo de las cosas”, explicó Sergio Salazar, cofundador del emprendimiento.

En la finca de Pozos, los interesados podrán encontrar tres tipos de huertos: abiertos que son totalmente expuestos al clima, semiabiertos con protección para que el agua y el sol no les impacten de forma directa, y cerrados, que no son otra cosa que invernaderos protegidos con una malla protectora para el control de plagas.

Quien desee alquilar un espacio de este tipo, deberá cancelar ¢50 mil para acondicionar el espacio, a ese monto se deben sumar otros ¢50 mil mensuales por el mantenimiento del terreno.

En cuanto a las huertas domésticas, la empresa ideó tres tipos de proyectos: invernaderos para viviendas con espacios amplios, los cuales tienen un costo de ¢210 mil; también está disponible la opción de mesas elevadas, de un metro por un metro, valoradas en ¢100 mil y la última alternativa son cajas de 30 centímetros de alto y la misma medida de ancho, las cuales cuestan ¢8 mil.

Todas estas alternativas se desarrollan a gusto de cada cliente.

Plantarte ofrece también el mantenimiento de los huertos cada 15 días —en visitas de una hora— para abonar la tierra y sustituir las plantas en mal estado por plántulas (semillas en crecimiento).

“Es un concepto innovador que ya ha llamado la atención de algunos restaurantes. Sembrar es terapéutico y a la gente le gusta cultivar lechuga, albahaca, culantro, apio, mostaza, tomate y pepino, así como plantas medicinales y aromáticas”, dijo Carlos Salazar.

Lea más: Sistema construye huertos portátiles automáticos



Plantarte fue la empresa ganadora de la categoría “Proyecto en Gestación” en la última Competencia Regional de Negocios Centroamericanos, realizada en noviembre pasado y que contó con la asesoría de la fundación Yo Emprendedor.

Finalmente, esta pequeña empresa se encarga de brindar capacitaciones a lo largo del año, para que quienes tienen su plantación puedan mantenerla.

Asimismo, comercializan productos orgánicos al público que ellos mismos siembran.

Sobre Plantarte


NOTAS RELACIONADAS


Huertos familiares: opción para reducir huella de carbono

Viernes 05 junio, 2015

La producción de vegetales en su propio patio se convierte en un aliado para el ambient...

Huertas urbanas embellecen su casa

Lunes 25 marzo, 2013

Tener a mano culantro, salvia o albahaca con la seguridad de que son alimentos orgánico...