Pacientes graves son atendidos de primero en los servicios de emergencias
Enviar


En un servicio de emergencias hospitalario de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) diariamente pueden llegar en promedio 500 personas, pero solo algunas presentan un problema que pone en peligro su vida, explicó el Dr. José Joaquín Soto Roldán, jefe del Servicio de Emergencias del Hospital San Vicente de Paúl.

Soto Roldán comentó que estos “son pacientes que no pueden esperar”; es decir, tienen prioridad en la atención indistintamente de la hora en que ingresan, pues “presentan enfermedades o lesiones que pueden resultar mortales o afectar su funcionalidad orgánica”.
Por esta razón la CCSS inició una campaña para crear conciencia sobre el uso adecuado de los servicios de emergencias, pues si bien todas las personas que llegan a consultar son atendidas, quienes son valoradas de bajo riesgo, deberán esperar más tiempo, informó el especialista en emergencias.

Según el galeno, los servicios de emergencia hospitalarios están diseñados para la “atención de pacientes complejos, por ejemplo, politraumatizados severos por accidentes de tránsito o laborales, con infarto de corazón, derrame cerebral, cuadros de infección severos, víctimas de armas de fuego o punzocortantes, entre otros.

“Durante la valoración médica inicial se define la severidad del problema y se asigna el nivel de categoría para la atención con un color: azules y rojos son los críticos y siempre van primero; los amarillos tienen una condición de riesgo moderado que les permite esperar un tiempo razonable; los verdes son de leve riesgo sin compromiso de vida por lo que la espera para la atención será más prolongada”, explicó Soto Roldán.

Hay un grupo que consulta que nunca debieron llegar a los servicios de emergencias, son los clasificados sin riesgo y que se les asigna el color blanco. “Son personas que hacen mal uso del servicio de emergencias, entre las razones por las que acuden están: retirar pastillas de planificación, porque se les acabaron las pastillas de control para un problema crónico como diabetes o hipertensión, llegan para que les quiten el dispositivo de planificación, entre otros”.

Estas personas deberían acudir a los servicios de consulta que ofrece la CCSS en establecimientos de salud de menor complejidad como las sedes Ebais.

Ver comentarios