Pachuca llegará titubeante a la Cueva
Hirving Lozano es el hombre más peligroso en la delantera de Pachuca y será el dolor de cabeza para la zaga morada. Archivo/La República
Enviar

Este domingo Saprissa visitará el Valle de El General para enfrentar a Pérez Zeledón por el campeonato nacional; sin embargo, uno de los ojos del Monstruo está postrado sobre el Pachuca en el juego por la Concachampions en la Cueva el 21 de febrero.

El momento es oportuno para que los morados den la estocada a unos “Tuzos” que no llegarán con la misma confianza y poder con la que obtuvieron el Clausura el año anterior.

Después de un arranque lleno de alegría, goleando al León en la primera fecha como visitante, el fútbol de Pachuca no posee la consistencia que en las pasadas dos temporadas ha mostrado.

Los hidalguenses abrieron la temporada con dos victorias consecutivas, pero después perdieron un juego y empataron dos; es más, en ambas ocasiones el equipo no logró marcar un solo gol y mañana recibirán en casa al campeón Tigres.

Actualmente se posicionan en la sétima casilla con ocho puntos después de cinco partidos.

Antes de arrancar la presente Liga MX, los mexicanos dejaron ir a varios jugadores importantes.

Hoy la planilla está entre las más jóvenes de México, promediando poco más de 23 años y su hombre de experiencia se encuentra bajo los tres postes.

A sus 44 años, Óscar “Conejo” Pérez es el líder del camerino blanquiazul, quien se retirará si el club no resulta campeón de la Concachampions.

No obstante, sus individualidades son capaces de definir un partido o volcar la balanza muy a su favor y el técnico morado, Carlos Watson, está consciente de ese aspecto.

“Ellos son sumamente veloces, miden los partidos, hay partidos donde los dos extremos se incorporan al bloque defensivo y hay partidos que se quedan arriba”, explicó el timonel morado.

Su principal carta de presentación es el voraz ataque, guiado por el mejor jugador del fútbol mexicano, Hirving Lozano y el delantero Jonathan Urretaviscaya.

La pólvora la tienen apagada y es una inmejorable ocasión para los tibaseños de terminar de sepultar esta mala racha que tienen los aztecas en el campeonato local.

Actualmente su fortaleza recae en los defensores Omar González y Óscar Murillo. Los centrales de la selección estadounidense y selección colombiana, respectivamente, son el candado cuando las opciones no se concretan en el marco contrario.

Según comentarios de periodistas de ESPN, hay un patrón en común que los equipos que juegan ante Pachuca están utilizando. El número de faltas que recibe Lozano está llegando a tal grado que pareciera que los equipos lo utilizan como herramienta para desbaratar el juego del “Chucky” y Pachuca.

El mexicano ha demostrado, una y otra vez, que no se achica; sin embargo, el reiterado número de faltas llega a frustrar, y por ende el fútbol tuzo se ve dañado.

Cuantas más faltas reciba el “Chucky” menos dinamismo y conjunción tendrá el juego del equipo durante los 90 minutos.



Ver comentarios