Organización pide al Presidente prohibir permanentemente exportación de tiburón martillo
Enviar

El Centro Rescate de Especies Amenazadas (CREMA) denunció que hay 10 toneladas de aleta de tiburón martillo a la espera de ser exportadas, si se les da el aval del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca).

La mercancía estaría almacenada en las bodegas de la empresa Inversiones Cruz desde 2015, cita la denuncia.

Las aletas están retenidas debido a la prohibición para exportarlas emitida ese mismo año, en cumplimiento de la Convención Internacional Para el Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora (CITES), a la cual el país está suscrito.Es por ello que 22 organizaciones, incluyendo CREMA, enviaron una misiva al presidente Luis Guillermo Solís, con el fin de evitar que las aletas sean exportadas.

Las ONG pretenden que Solís firme un decreto que prohíba de forma permanente la exportación de aletas, extendiendo la prohibición actual.

En la misiva explican al Mandatario que Incopesca no ha sido plenamente responsable en combatir la explotación del pez martillo, pues continúa su pesca para remover sus aletas, a pesar de que no se puedan exportar.

Presuntamente, los pescadores continúan con la práctica porque esperan el levantamiento de la medida prohibitiva, y así poder exportar el producto.

CREMA también reclama a Solís que se hay designado únicamente a Incopesca como órgano rector de esta materia, pues habría un conflicto de intereses con la actividad pesquera de sus agremiados.

Incopesca estaría encargado de publicar un estudio científico sobre la sostenibilidad de la pesca del tiburón martillo, que podría precisamente levantar dicha prohibición.


Ver comentarios