Orden táctico, clave lusa
Enviar

Ante la adversidad, y eso que se la encontró a lo largo del camino en la Eurocopa, Portugal nunca cambió su libreto.
Ni siquiera el perder a su estrella, Cristiano Ronaldo, comenzando la final hizo que los lusos rompieran su idea de juego.


Apoyados en su defensa, con Pepe como gran líder, aguantaron a su rival y luego buscaron alguna jugada brillante de los hombres de arriba o algún error del rival para llevarse el partido.
{l1}portugal_sin_ronaldo_vence_a_francia_y_gana_la_euro{/l1} Se dio lo primero, Éder con un disparo desde fuera del área sorprendió a todos para dejarse el título.
La virtud de Portugal estuvo en eso. Nunca llegó a impresionar con su fútbol, más bien gris, pero supo salir adelante como equipo.
“Hemos defendido muy bien y jugado al contragolpe, y tenido suerte con el gol de Éder porque el tiempo se acababa. Pero cuando pierdes al mejor jugador del mundo tienes que reaccionar. Y necesitábamos alguien arriba que fuera una referencia y nos diera centímetros. Creo que Éder ha sido la mejor apuesta”, afirmó Pepe.
Portugal se acogió a su idea y no la rompió a pesar de las críticas, que venían especialmente desde Francia, por el feo juego de su equipo.
“Creo que ganamos con mérito propio. Que no digan otra vez que fue demérito de los adversarios”, afirmó Fernando Santos, el entrenador luso.
Al final ganando solo uno de sus siete encuentros en 90 minutos (venció dos veces en tiempos extras y una en penales) y empató tres, hoy los portugueses siguen celebrando a lo grande su primer título en una competición.


Ver comentarios