ONU cree que habrá más víctimas en zonas rurales de Nepal
En los últimos días se habló de la posibilidad de que haya más de 10 mil muertos y de que los damnificados por el terremoto se terminen contando por millones. AFP/LAREPÚBLICA
Enviar

ONU cree que habrá más víctimas en zonas rurales de Nepal

El principal responsable de la ONU y de la operación humanitaria en Nepal, Jamie McGoldrick, manifestó que las víctimas del terremoto en las zonas rurales serán muy superiores a las registradas en la capital y subrayó que es "esencial" sacar la ayuda de Katmandú al resto del país.
"En las zonas remotas donde el terremoto fue realmente más violento el sufrimiento es mucho mayor de lo que estamos viendo aquí, además la infraestructura allí no tiene la misma robustez que aquí, así que cabe imaginar que la cifra de víctimas es mucho más altas", indicó a Efe McGoldrick.


El coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU, y por tanto máximo responsable de articular toda la ayuda internacional que llega a Nepal, indicó que en estos momentos ya "no se trata de quién ha muerto", sino de lo que se puede hacer "con quien sobrevivió, y cómo podemos evitar que muera también".
"Estimamos que tres cuartas partes de la población efectiva viva en esas áreas fuera de Katmandú", señaló, al rechazar sin embargo entrar en especulaciones sobre la situación que puede haber en esos lugares tras el terremoto del pasado sábado.
"En lo que a mí concierne, creo que lo mejor es que lleguemos allí y veamos lo que hay", añadió.
Con la cifra de muertos ya confirmada por encima de los seis mil y la de heridos superando los 13 mil, McGoldrick señaló que las prioridades deben ir dirigidas a proveer de refugio, agua, saneamiento, salud y también comida a los que han sobrevivido.
"Si podemos llegar a estas gentes rápidamente y antes de que empiecen la temporada de los monzones, creo que habremos hecho un muy buen trabajo", afirmó.
Recordó que la ONU lanzó el miércoles una campaña de ayuda en la que se piden $415 millones para cubrir lo que se considera "esencial", a fin de dar respuesta a una población de alrededor de un millón de personas en una situación de desnutrición y pobreza, vulnerabilidades que "estas emergencias contribuyen a exacerbar", subrayó.
El responsable de la ONU restó importancia a las críticas por los problemas en el reparto de ayuda a la población, entendiendo que algunas de ellas pueden obedecer al momento.
"Es un momento muy dramático en el que la gente ha perdido sus medios de vida, sus casas, sus seres queridos", dijo McGoldrick, quien afirmó que es importante responder a estas reclamaciones y "calmar" a quienes protestan mediante la satisfacción de sus expectativas.
"Ha sido algo muy trágico lo que ha sucedido, una conmoción enorme para un país que no tenía una preparación que debería haber tenido y nosotros, la comunidad internacional, probablemente no estábamos preparados para el tipo de crisis que encaramos", aseveró.
Destacó los esfuerzos "fenomenales" de las autoridades locales en la búsqueda y rescate de supervivientes, y la demostración de solidaridad de la comunidad internacional.
"Cualquier país que afronte lo que se ha afrontado durante los últimos cinco días estará en mal estado, la gente en esta ciudad está realmente sufriendo, luchando, (pero) lo que no vemos en mi opinión es lo más importante", indicó en alusión a las zonas alejadas de la capital.
Superado ya el quinto día del seísmo, McGoldrick considera "esencial" salir con la ayuda fuera de Katmandú y llevar "toda la presión, toda la discusión, todos los medios a donde creo que se necesitan, que es fuera de Katmandú a los distritos del epicentro del terremoto".
En los últimos días se habló de la posibilidad de que haya más de 10 mil muertos y de que los damnificados se terminen contando por millones.
"Ahora no hablemos de cifras, solo para planificar, porque las cifras reales solo aparecerán cuando lleguemos a la gente que sufre", concluyó. 

Katmandú/EFE

 


Ver comentarios