Obama alaba el éxito de Chile
Enviar
Obama alaba el éxito de Chile

Barack Obama, presidente estadounidense, quien llegó ayer de visita a Santiago, ensalzó a Chile como “una de las historias de éxito” de la región, mientras que su homólogo, Sebastián Piñera, pidió una alianza sin paternalismos y un nuevo empuje al libre comercio.
Al ser preguntado por un periodista chileno acerca de la responsabilidad de su país en el derrocamiento del socialista Salvador Allende por un golpe de estado en 1973, Obama reconoció que “la historia de las relaciones entre EE.UU. y Latinoamérica a veces ha sido extremadamente difícil”.

“Creo que es importante, sin embargo, que no nos quedemos atrapados por la historia, y el hecho es que en las últimas dos décadas hemos visto un extraordinario progreso en Chile, que no ha sido impedido, sino que ha sido plenamente apoyado por los Estados Unidos”, indicó.
En los últimos días sindicatos, organizaciones de estudiantes y partidos de izquierda, así como el expresidente cubano Fidel Castro, pidieron que Obama aprovechara su visita a Chile para pedir perdón por el respaldo del entonces Gobierno estadounidense al golpe encabezado por Augusto Pinochet.
De cara al futuro, Obama propuso, tal como reiteró en su discurso posterior, una alianza igualitaria entre su país y América Latina que permita cooperar en ámbitos como el intercambio de estudiantes o la lucha contra el narcotráfico en Centroamérica.
“No se trata simplemente de lo que podemos darle a Chile, sino de lo que Chile puede ofrecernos a nosotros”, ejemplificó el gobernante.
A su lado, Piñera pidió “una alianza 2.0, que sea entre iguales, en la que todos tengan obligaciones y responsabilidades, no simplemente una alianza asistencialista, (...) sino de colaboración entre América Latina y EE.UU., que comparten valores, principios y una visión común”.
Para el presidente chileno, esa alianza “debiera ser integral, extenderse a los campos de la libertad, la democracia, el Estado de Derecho y la defensa de los derechos humanos”.
Y para eso se debería reformar la Carta Democrática Interamericana, apostilló.
Piñera, el primer presidente conservador de Chile tras el fin de la dictadura, hizo extensiva esa postura al conflicto en Libia y defendió el apoyo de su país a la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para imponer una zona de exclusión aérea.
“Por eso Chile respalda la iniciativa (...) de hacer lo que sea necesario para terminar con una verdadera matanza de civiles libios”, dijo Piñera. “Una persona que ha bombardeado a su propio pueblo no merece seguir gobernando”, recalcó.
Obama, en tanto, insistió en que la posición de su país es que el líder libio Muamar el Gadafi, “debe marcharse”, pero recordó que el mandato de la ONU sólo obliga a establecer una zona de exclusión aérea y proteger a los civiles.
También Obama valoró el papel de Chile, a través del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, a la hora de denunciar los atropellos en Libia y en Irán, al tiempo que agradeció la contribución de sus tropas a la misión de estabilización en Haití.
Además, el presidente estadounidense saludó la constitución de un consejo empresarial binacional sobre energías limpias y de un nuevo centro para controlar los glaciares andinos.
De igual manera, el jefe de la Casa Blanca alabó la postura de Chile contra la proliferación nuclear, así como su disposición a trasladar a EE.UU. residuos radiactivos desde sus dos reactores nucleares, que se emplean con fines científicos.


Santiago de Chile
EFE



Ver comentarios