Enviar
Miércoles 24 Diciembre, 2008

Obama: retos y desafíos


La responsabilidad que debe asumir el presidente electo es sin lugar a dudas, agobiante, ya que debe reconstruir y modificar un sistema político que preservando los logros alcanzados, sea capaz de responder a las nuevas realidades.
Barack Obama hereda un mundo de crisis abiertas y otras difusas, no obstante ha inspirado confianza para encarar estos cataclismos, construyendo una nueva estructura económica y un tipo de globalización multipolar que respete las diferencias.
Este político americano, electo presidente, es un intérprete de la sociedad que supo captar la desmotivación, insatisfacción y falta de dirección, latente en la sociedad americana y en los jóvenes en particular.
Es así como inicia su camino hacia la Casa Blanca, enarbolando la bandera del cambio, que dice representar, convirtiéndose en su caballo de batalla y bajo ese postulado generó esperanza, autoestima y nuevas oportunidades.
Indudablemente el triunfo de Barack Obama fue gestado a lo interno del partido en donde, la modernización, el ingenio, la novedad y el uso de las herramientas tecnológicas se integraron para fortalecer la figura carismática de este hombre inspirador y soñador.
Obama ganó con su discurso del cambio, porque los ciudadanos querían un cambio ante un gobierno que había sido incapaz de proteger a sus propios ciudadanos, de los financistas y especuladores.
Por otro lado, la coyuntura política y económica del mundo nos tiene enfrentados en tres aspectos que necesitan una respuesta urgente: la ecológica, la climática y la económica.
La ecológica, es responsabilidad del nuevo presidente, porque de todos es conocido que Estados Unidos es el mayor contaminador mundial y entre sus funciones debe contribuir a identificar alternativas a nivel nacional e internacional para la sustentabilidad del planeta y de la humanidad.
En cuanto a la crisis climática, los expertos sostienen, que si no sustituimos el actual modelo económico en quince años desaparecerán del 20 al 30% de las especies vivientes.
Por último, la económica-financiera que es el resultado de políticas neoliberales, libre mercado y de la especulación desenfrenada que ha empujado a miles de personas al desempleo y a la pérdida de sus viviendas.
Barack supo afianzar su autoridad moral que es su principal activo, ante el conglomerado social y si sabe responder a las promesas y compromisos de campaña, le mostrará a los estadounidenses y al mundo, el nuevo rumbo de esta nación.
Finalmente, Estados Unidos enfrenta el mayor cambio económico desde la gran depresión, como el desafío a largo plazo, de competir con éxito en la economía global, cuyas metas sean una prosperidad generalizada y una mayor seguridad económica.

Luis Fernando Allen Forbes
Director ejecutivo
Asociación Salvemos el Río Pacuare