Enviar
Prefiere unos jeans al traje que ahora debe usar como jerarca del fisco, pero aun así considera tener lo necesario para el cargo
“Nunca me propuse ser ministra de Hacienda”
Jenny Phillips cree que hay que aumentar la carga tributaria

Ni cambios de rumbo, ni golpes de timón, simplemente, seguir cobrando impuestos de forma decidida y haciendo una cuidadosa gestión del gasto público, prevé la nueva ministra de Hacienda, Jenny Phillips Aguilar.
La nueva jerarca de Hacienda, de 53 años, soltera y vecina de San José, dijo que “seguimos considerando el bienestar de los que menos tienen como uno de nuestros objetivos primordiales”.

¿Cree que su experiencia le da tranquilidad a la comunidad financiera?
Conozco bien el Ministerio, he estado aquí durante la gestión de muchos ministros y he vivido diferentes situaciones a lo largo de los años que he trabajado acá.
La gente puede estar tranquila porque pondremos nuestro mejor esfuerzo para hacer una buena gestión, salir adelante y sacar al país de esta crisis.

¿Fue una aspiración suya coronar su carrera hacendaria llegando a ser ministra, o hay más?
En ningún momento me propuse ser ministra. Se me dio la oportunidad ante la salida de don Guillermo Zúñiga y agradezco al presidente Arias su confianza. Cuando volví al Ministerio en mayo de 2006, nunca pensé que ocuparía este cargo.

Un ministro de Hacienda debe cobrar bien los impuestos. ¿Cree usted que están siendo bien usados?
Claro que sí. Este Gobierno le dio al país un importante incremento del gasto social y la inversión en infraestructura, es por eso que contamos con programas tan importantes como Avancemos y que nos propusimos mejorar la calidad de vida de las personas que reciben pensiones del régimen no contributivo, por medio de una serie de aumentos en este rubro. Es inhumano pretender que una persona subsista con ¢17.500 por mes.
Esta Administración ha hecho lo necesario para otorgar más recursos a la inversión pública. Hemos transferido recursos para pagar la deuda con la CCSS, lo que ha fortalecido financieramente a esta entidad y le ha permitido dedicar recursos para inversión. Además, se ha mejorado la situación salarial de los empleados públicos, dignificando su trabajo y reconociendo su esfuerzo.

¿Será su gestión una obra continuada a la de su antecesor?
La continuidad es un elemento muy importante en medio de una situación como la que vivimos, por lo que mi gestión seguirá adelante con la visión fiscal de este Gobierno, que tan exitosamente impulsó don Guillermo Zúñiga.

¿Qué parte del quehacer hacendario, salpicará con su propio estilo?
Creo firmemente que el quehacer hacendario debe tener al ser humano como el fin último de sus políticas. Esa es mi visión, y espero transmitirla y compartirla más ampliamente con todos los compañeros del Ministerio, independientemente de su posición o su función.

¿Qué falta por hacer?
En la parte de las aduanas, seguiremos adelante para asegurarnos de contar con infraestructura y equipo de primer mundo. Tenemos que terminar de implementar el sistema de Tributación Digital, así como iniciar el cobro del impuesto solidario.
Espero que podamos comenzar la ejecución de los recursos de los préstamos del BID para el MOPT o el préstamo de Limón Ciudad Puerto. Está pendiente la aprobación del préstamo para apoyo presupuestario con el Banco Mundial y, muy importante, la reforma del artículo 6 de la Ley 8131, para financiar gasto corriente con deuda.
Tenemos pendiente la presentación al país del Plan Nacional de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal, el cual está listo y estamos revisando algunos detalles finales.

¿Qué piensa de la situación fiscal del país?
Vemos con optimismo, pero con mesura, las señales de una eventual recuperación económica, pero somos conscientes de que nos llevamos un duro golpe en la recaudación. Confiamos en que luego de salir de la crisis recuperemos la carga tributaria que traíamos.

¿De cara a la elaboración del próximo presupuesto nacional, qué puede esperar el país del Ministerio de Hacienda?
Los costarricenses pueden esperar que el presupuesto refleje el compromiso del Gobierno por darle prioridad al gasto social y la inversión pública. Eso sí, apretarnos la faja es responsabilidad de todos.

¿Cree usted que el faltante presupuestario, presionará al alza las tasas de interés?
No, la posición del Ministerio en ese punto es que nuestra gestión de deuda no está afectando sustancialmente las tasas de interés.
Colocamos una cantidad importante de deuda durante el primer semestre del año y eso no presionó al alza las tasas.
Además, el Ministerio ha gestionado un crédito con el Banco Mundial, con condiciones muy blandas, para apoyar las necesidades de recursos para el financiamiento del presupuesto.
Recurriremos a él para financiar nuestros gastos y así no presionar el mercado local.

¿Cree usted que es necesario aumentar la carga tributaria?
Por supuesto que sí, el mismo presidente Oscar Arias lo ha señalado en muchas ocasiones.
Vea por ejemplo el caso de los países del norte de Europa: son naciones con niveles de desarrollo humano muy altos, y con altas cargas tributarias. Costa Rica no puede pretender ser una nación desarrollada con las actuales cargas tributarias.

¿Insistirá usted entonces en plantear la reforma tributaria?
Estamos en medio de una campaña política, en estas circunstancias sería muy complicado plantear una reforma tributaria.
Este tema debería ser parte de la discusión política de los diferentes partidos y que los candidatos señalen su posición al respecto.

¿Qué piensa de la forma en que ha ido evolucionando la deuda, hay espacios para incrementarla?
Hemos hecho una gestión muy inteligente de la deuda pública, que combinada con el incremento de los ingresos nos permitió reducirla.
Si ahora tenemos la necesidad de usar una parte del espacio logrado para poder salir bien librados de la crisis, pues lo vamos a hacer.


Wilmer Murillo
[email protected]
Ver comentarios