Nuevos impuestos unen a sindicatos y terminan con 20 años de rivalidades
Enviar

Con un cántico simultáneo de unidad y luego de más de 20 años de disputas internas, esta mañana las organizaciones sindicales se unieron para luchar contra los nuevos impuestos que quiere el gobierno de Luis Guillermo Solís y que también respaldan los dos candidatos presidenciales.

Los gremios demandaron hoy la creación de una mesa de diálogo y el retiro del proyecto del Congreso, o de lo contrario, habría protestas masivas en el corto plazo.

El acuerdo firmado por más de 30 organizaciones  “es histórico”, porque pone fin a más de dos décadas de distanciamiento, dijo Albino Vargas, secretario de Patria Justa.

Y es que los líderes sindicales no solo consideran lesiva la eventual aprobación del IVA para los trabajadores, sino que también exigen un mayor control sobre la evasión fiscal.

“La clase trabajadora no es la responsable del déficit fiscal y paga puntualmente sus impuestos. En el movimiento sindical enfrentamos las perversas tesis de que el déficit fiscal se debe resolver sacrificando empleos, precarizando salarios y derogando derechos laborales y sociales conquistados a lo largo de décadas de desarrollo y de lucha social”, agregó Vargas.

En ese sentido, los sindicatos pidieron a los trabajadores del sector público estar preparados para protestar en cualquier momento.

Los cambios propuestos en el plan fiscal generarán un gasto adicional para los costarricenses y las empresas de unos ¢660 mil millones anuales.

Modificaciones a la renta; sustituir el impuesto de ventas por uno de valor agregado (IVA), reformar la ley de salarios públicos -para establecer un tope- y una regla fiscal para contener el gasto corriente del gobierno, son los cambios incluidos en el paquete fiscal.

El IVA, que es el principal componente de la reforma tributaria, haría que los usuarios paguen más por servicios profesionales, como nutricionistas, dentistas y abogados, entre otros.

 


Ver comentarios