Nuevo presidente surcoreano buscará la paz con Corea del Norte
Foto Bloomberg.
Enviar

Moon Jae-in prometió impulsar la paz con Corea del Norte y enfrentarse a las compañías más grandes de Corea del Sur en sus primeras declaraciones como presidente después de una rotunda victoria electoral.

Moon, de 64 años, juró oficialmente este miércoles tras un triunfo fácil en una votación convocada después de que su predecesora Park Geun-hye fue destituida en marzo acusada de corrupción. El candidato de izquierda prometió un cambio de rumbo después de cerca de una década de gobierno conservador que terminó tras las protestas callejeras más importantes de Corea del Sur desde la década de 1980 y una aceleración del programa nuclear de Corea del Norte.

Moon repitió una promesa de campaña de visitar Corea del Norte bajo las condiciones adecuadas, reflejando un reciente comentario del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien dijo que estaría abierto a un encuentro con el dictador Kim Jong Un. El nuevo mandatario también dijo que viajaría a Estados Unidos, China y Japón para contribuir a negociar un arreglo.

"Haré todo lo que pueda para traer la paz a la península coreana", dijo Moon. Entre los nombramientos claves que hizo el miércoles, el flamante presidente eligió a dos figuras que estuvieron involucradas en eventos intercoreanos bajo gobiernos progresivos anteriores para mejorar las relaciones entre ambos países.

Moon también se comprometió a ser un presidente "limpio" y poner fin a los lazos estrechos entre políticos y conglomerados familiares conocidos como chaebol. También ofreció compartir poderes presidenciales durante su período de cinco años, una crítica clave a Park, que está en la cárcel mientras se desarrolla su juicio por cargos de corrupción. Ella ha negado haber cometido irregularidades.

"Llego con las manos vacías y me iré con las manos vacías", dijo Moon. "Hoy abrimos una nueva era para la República de Corea".

Moon enfrenta desafíos para lograr sus objetivos en el país y en el extranjero. A falta de una mayoría en la Asamblea Nacional, tendrá que trabajar con otros partidos para ganar fuerza en iniciativas económicas claves como la reforma del chaebol. En Corea del Norte, su deseo de una solución de compromiso está en desacuerdo con la apertura de la administración Trump a usar la fuerza contra el régimen de Kim, que no ha mostrado ninguna intención de interrumpir sus pruebas de misiles nucleares y balísticos.


Ver comentarios