Enviar
Martes 3 Junio, 2014

El caos vial es incultura, no refleja más que la forma como han trabajado los últimos gobiernos que hemos tenido


Nuevas autoridades de tránsito

Cada día son más los vehículos circulando por nuestras calles sin que estas mejoren. Todo lo contrario, hasta ahora, hay desorden y anarquía cuando todo el mundo quiere hacer lo que le venga en gana, ateniéndose a la falta de autoridad.
Los gobiernos de los últimos años al respecto, lo único que han hecho es pasarse la pelota de un lado a otro sin tomar en cuenta que los taponamientos y los obstáculos en calles y avenidas ocasionan un trastorno en la salud y la vida de los costarricenses quienes cada vez más nerviosos y conflictivos, impacientes y violentos, irritados, ansiosos, psicológicamente golpeados, desmejoran la calidad de vida y acortan sus años.
Todo ha pasado sin que hasta ahora, ningún funcionario con peso, levante un dedo de esperanza, ni en el tránsito ni en el MOPT.
Veremos ahora qué pasa con las nuevas autoridades, si seguiremos con calles que de pronto encuentran obstáculos, como pasa con la avenida de cuatro carriles que al llegar al edificio del CNP, (deshabitado), se convierte en una callecita de un carril, de feria, con la línea del tren en el medio.
Entonces, el desequilibrio emocional empeora con el agravante de que los hospitales ya no tienen campo para atender a tanto enfermo. San José amanece con miedo de salir a la calle para enfrentarse con el monstruo de la circulación vial, porque esta ciudad tampoco tiene vías alternas que sean solución.
Existe caos con los taponamientos de Sur a Norte, de Este a Oeste. Pero, para terminar con la tranquilidad, son también los espacios verdes y aceras usadas como parqueo en esta capital. En el sector Oeste, de Plaza Mayor al Edificio Cordillera, el irrespeto es descarado.
Además, existen pasos ilegales (por falta de barreras), que representan un peligro constante, como el que existe en ese mismo sector al costado Este de Scotiabank, 75 metros al Sur del puente de Plaza Mayor.
También buses de transporte público de pasajeros (Línea de Pavas), recogen pasaje a mitad de cuadra en el bulevar, sin tomar en cuenta el riesgo para las personas que no usan las esquinas para cruzar las calles.
San José ha crecido mucho pero sin infraestructura, a pesar de que se pagan puntualmente los impuestos. En la calle 42 no se respetan las zonas de seguridad. Por ejemplo, en la Soda Tapia, el giro a la derecha no es permitido, pero se hace.
Al final, llegando a la Librería Universal no hay paso, pero la gente burla las “burras” de plástico haciéndolas para todo lado. Ya en el centro, el embotellamiento al costado Sur del Museo Nacional es crónico, en especial, con la presencia del tren.
Finalmente, de la Fuente de La Hispanidad hasta llegar a la carretera a Cartago, hay romería de vehículos siempre, a toda hora y para atravesar la Radial Uruca e ingresar a la carretera a Heredia, usted puede rezar un rosario cantado y le sobra.
Creo que ha llegado la hora de que la “multiplicidad” de instituciones no dificulte este asunto del tránsito. Costa Rica necesita tener túneles, trenes, pasos elevados si no quieren las nuevas autoridades seguir con más de lo mismo. El caos vial es incultura, no refleja más que la forma como han trabajado los últimos gobiernos que hemos tenido.

Eliseo Valverde

Médico