Nueva política educativa graduará estudiantes políglotas
“El estudiante debe aprender competencias que están relacionadas con lo que las empresas necesitan hoy en día en un mundo competitivo”, afirmó Bernal Céspedes, director de Workin60. Gerson Vargas/La República
Enviar

Que los egresados del sistema educativo dominen no solo inglés, sino que hablen portugués, mandarín y francés es uno de los objetivos de la nueva política del Ministerio de Educación Pública (MEP).

Promover otros idiomas beneficiará la competitividad del país, principalmente para atraer, y retener, multinacionales de los sectores de servicios, ciencias de la vida, manufactura avanzada, liviana e industria alimentaria, las cuales generarán unos 35 mil puestos en los próximos cinco años.

“Hemos hablado sobre la importancia de trabajar en la enseñanza de idiomas desde etapas tempranas de la educación para seguir promoviendo un recurso humano multilingüe que pueda aprovechar las ventajas laborales a futuro, en empresas multinacionales. Que el MEP ya vea la oportunidad de implementar más idiomas como el portugués y mandarín, encamina a Costa Rica en la ruta deseada”, afirmó Vanessa Gibson, gerente de Clima de Inversión Cinde.

La enseñanza de estos otros idiomas se inició con el programa “Hablemos mandarín” y con el proyecto piloto “Falemos portugués”

“Consideramos que es una necesidad imperante ampliar la enseñanza de idiomas en primaria, donde el inglés es primordial, posteriormente el portugués. Impartir otro idioma debería nacer a partir de una evaluación de servicios que ofrece el país”, opinó María Luisa González, gerente de Recursos Humanos de Hewlett Packard.

“El nivel de inglés se debe dar por sentado. Como país debemos apoyar un tercer idioma como el portugués y francés”, añadió Eugenia Rojas, gerente de Comunicaciones y Relaciones Públicas de Convergys para Latinoamérica.

Con estas opiniones difiere Roy Mena, director de Asuntos Corporativos de Sykes, ya que considera que se debe afinar el inglés con el que egresan los estudiantes de colegio, concentrando esfuerzos en incrementar la calidad y las horas de inglés en las escuelas, colegios y el INA, antes de incluir nuevos programas con otros idiomas.

“Las necesidades en el manejo del inglés (escritura, comprensión y producción oral) siguen sin resolverse y cada año se pierde la posibilidad de generar miles de puestos de trabajo adicionales. Incluir clases de portugués o mandarín diluye los esfuerzos por lograr que los estudiantes adquieran al menos las competencias necesarias para un B2 en inglés”, instó.

Además de abrir la puerta del conocimiento a otros idiomas, este año entraron en vigencia los nuevos programas de estudio de inglés; mientras que en el caso de francés las clases se imparten de una forma más dinámica.

“En lugar de buscar que el estudiante aprenda de forma superficial una cantidad de conceptos simples, sin mayor relevancia personal o profesional, el programa busca que resuelvan problemas complejos, piensen críticamente, conecten lo que aprendan a su entorno y tomen decisiones, lo que debería reflejarse en un mejor resultado en pruebas Pisa”, afirmó Bernal Céspedes, director de Workin60.

País encaminado

En el caso de portugués y mandarín ya el enfoque multilingüístico “camina”.

“Falemos portugués”
-Plan piloto inició primer semestre 2017
-Participan 204 jóvenes
-Seis colegios

“Hablemos mandarín”
-Programa lanzado en 2016
-11 colegios públicos del país
-El 98% presentó la prueba de acreditación a nivel internacional A1 del examen Youth Chinese Test
-En 2017 se integran 240 jóvenes más


Ver comentarios