Enviar
Oscar Arias, ex presidente, deja clara su posición sobre el conflicto con Nicaragua y muestra posibles soluciones
“Nuestro ejército es la razón que tenemos en este conflicto”

Preocupado y atento a los detalles ante la invasión militar nicaragüense a territorio nacional en la frontera, desde su casa el ex presidente Oscar Arias quiso dejar en claro su posición y mostrar posibles soluciones a este conflicto, en entrevista concedida a LA REPUBLICA el viernes, antes de conocerse la resolución de la Organización de los Estados Americanos (OEA).
Pese a su innegable peso como premio Nobel de la Paz y la vasta experiencia en la materia, hasta el momento, ni la presidenta Laura Chinchilla ni ningún representante de su gobierno le ha pedido su consejo. No obstante, el ex presidente manifiesta estar a las órdenes de cualquier gobierno nacional, siempre y cuando se le pida su servicio.
Arias decidió romper el silencio autoimpuesto, por tratarse de un tema internacional y un conflicto de complejos matices e intereses, ligados a las aspiraciones de reelección de un líder sandinista que busca perpetuarse en el poder.
Ante esta amenaza, subestimada en sus primeros brotes por el gobierno de Chinchilla y la prensa oficialista, Arias considera que se debió actuar rápido ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, acompañado de un enérgico cabildeo entre países aliados y denunciar las agresiones consumadas contra la institucionalidad democrática en Nicaragua y la territorialidad costarricense, cometidas a vista y paciencia de la comunidad internacional y desgastados organismos multilaterales.
Durante su gobierno, hubo oposición contra el dragado del San Juan. ¿Sospechaba que se generaría un conflicto como el actual?
En mi gobierno, cuando el comandante Edén Pastora manifestó su intención de dragar sin nuestro consentimiento los últimos 26 kilómetros del río San Juan y desviar alrededor de 1.700 metros cúbicos por segundo de agua del río Colorado, protestamos mediante una nota muy dura que emitió nuestro canciller Bruno Stagno, en agosto de 2009 y también tomamos medidas preventivas para evitar y cuantificar que se afectara dicho caudal.
Bruno realizó una visita a esa zona de nuestro territorio, con un equipo interdisciplinario para conocer desde el aire y en el terreno, el punto donde se dividen las aguas y la Isla Calero. Esa nota no fue contestada, pero frenó cualquier intento de llevar a cabo el dragado. Ahora que en Nicaragua se inicia la campaña electoral del año próximo, el presidente (Daniel) Ortega ha utilizado esta agresión a la integridad territorial de nuestro país para conseguir el apoyo del pueblo nicaragüense.
Es evidente que estas agresiones contra la institucionalidad de Nicaragua y la territorialidad de Costa Rica persiguen aumentar el apoyo del pueblo nicaragüense a su candidatura.

La primera reacción de la administración Chinchilla ante la invasión militar de Nicaragua en Isla Calero, fue la movilización de la Fuerza Pública seguida por declaraciones reaccionarias. ¿Era recomendable tomar una posición de este tipo o hubo otra vía para solucionarlo?

Yo no sirvo para criticar, no es mi estilo y cuando decidí dar declaraciones sobre este conflicto, lo hice porque solo me anima el poder dar mi opinión, si es que esa opinión sirve de algo. Prefiero no responder esta pregunta.

Siendo usted premio Nobel de la Paz, sumado a su vasta experiencia internacional, ¿la Presidenta o algún representante de la administración Chinchilla le ha pedido consejo?

No, reiteradamente mi comportamiento con cualquier Gobierno ha sido manifestarle que estoy a las órdenes, pero yo no puedo tomar un teléfono y darle mi opinión. Es el mismo caso cuando alguien me pregunta si estoy dispuesto a mediar en algún conflicto, siempre y cuando las partes me pidan mediar, lo haré, como lo fue en el caso de Colombia, igual ha sido con los gobiernos en el país, Abel Pacheco sí me llamó; Rafael Angel Calderón no me llamo; Miguel Angel Rodríguez creo que sí me llamó.
Yo dije antes del 8 de mayo que no opinaría sobre temas nacionales hasta bien avanzado 2011 o hasta 2012. Si hoy contesté llamadas, es porque es un tema internacional y es la primera vez que un medio tomó el teléfono para saber mi opinión y por eso accedí.

Algunos diputados están solicitando su intervención en este conflicto, ¿estaría dispuesto a participar si lo convocan?

Depende de para qué, ningún costarricense puede rehusar servirle al país y a nuestro gobierno, si se pide su colaboración y por supuesto que ese sería mi caso. Yo apoyo las acciones del Gobierno y estaría en disposición de ayudar, si se solicita mi ayuda, pero hasta hoy eso no ha sucedido, ni por parte de diputados ni por parte del Ejecutivo.

Como ciudadano costarricense, amante de la paz, ¿qué recomendaría para resolver el lío con Nicaragua?

Hubiera preferido acudir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Ahí tenemos que hacer cabildeo con 15 gobiernos, en la OEA son 34. Además, la OEA es una organización muy débil y actúa por consenso, de tal manera que cualquier gobierno tiene capacidad de veto y una resolución severa contra Nicaragua es de suponer que será vetada por ese mismo Gobierno y por los aliados que el presidente Ortega tiene en América Latina. En el Consejo de Seguridad se invoca el artículo 35 de la Carta de las Naciones Unidas y contrario a la OEA este sí puede votar y adoptar resoluciones, creo que con nueve votos de los 15 miembros.

¿A quiénes de nuestros aliados, usted pediría ayuda en este momento?

Habría que hablar con todos los países que están en el Consejo de Seguridad. Lo primero que hubiese hecho, es tomar el teléfono y hablar con cada uno de los presidentes de los Gobiernos que integran el Consejo.
En algún medio leí que Rusia había ayudado al Gobierno de Nicaragua con financiamiento para el dragado del San Juan, por lo que podría pensar que Rusia no esté de acuerdo con nosotros, pero los otros cuatro miembros permanentes, llámense Estados Unidos, Reino Unido, Francia o China, creo que sí, pero habría que hacer un trabajo diplomático fuerte con los 15 gobiernos ahí representados.

¿El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca es una solución?

No, Costa Rica es un país desarmado y nuestro ejército es la razón que tenemos en este conflicto y nuestra capacidad de convencer al mundo de que hemos sido agredidos por nuestro vecino del norte.

¿Qué opina de apoyar otras medidas, como cortarle el suministro eléctrico a Nicaragua?

No, eso solo perjudica al pueblo de Nicaragua, no le hace ni cosquillas a Ortega. Si esta agresión aumenta la popularidad de Ortega, ninguna represalia costarricense logrará el retiro de los soldados nicaragüenses.

Conoce de cerca a Daniel Ortega, ¿cómo tratar este vecino incómodo?

Para nadie es un secreto que nuestras relaciones nunca han sido buenas, ni con Somoza ni con los sandinistas. Yo quiero insistir en algo que a la gente se le olvida. En noviembre de 2008, las elecciones municipales (de Nicaragua) fueron fraudulentas y el mundo entero dejó pasar ese fraude gran indiferencia. La OEA guardó silencio; es evidente que esta nueva agresión contra Costa Rica deteriora las buenas relaciones que debemos tener los países vecinos.

Luis Alberto Muñoz
[email protected]

Ver comentarios