Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 18 Abril, 2012


Qué difícil hallar una respuesta, para quienes no creemos en maldiciones y muñecos enterrados, a lo que sucede habitualmente en el Cartaginés.
Más de 50 años añorando un título, buscándolo, planificando para conquistarlo, reforzando la nómina: invirtiendo, ahorrando; dando pasos acertados y desacertados; con grandes alineaciones y también con formaciones modestas; cortoplacistas en ocasiones; trabajando a largo plazo en otras, como la actual, que se firma a un técnico preparado, probado, que fue candidato a entrenar a la Selección; que se dio el lujo por un compromiso con la UCR, de rechazar una oferta para dirigir a la Liga.

Johnny Chávez, estratega con pergaminos de lujo, fichado para hacer al Cartaginés monarca, con un atractivo plazo de tres temporadas cortas.
Ocupaban un portero con experiencia y liderazgo y lo firmaron: Wardy Alfaro; tenían un hueco en el carril izquierdo y ficharon a Yader Balladares. Estamos hablando de futbolistas de la Liga y Saprissa respectivamente.
Hace rato habían recuperado a uno de sus iconos: Danny Fonseca; atrás el gran capitán José Villalobos Chang, arropado por dos jóvenes que se desearía cualquier retaguardia; Andrés Flores y Andrés Sanabria.
Dos seleccionados nacionales: Carlos Johnson y Eduardo Valverde; Osman López y Paolo Jiménez, campeones nacionales con Brujas.
Pablo Brenes, un jugador cotizado, figura del Saprissa por varias temporadas. Ningún improvisado.
¿Haber vendido a Randall Brenes puede marcar el que Cartaginés no se clasifique?
Personalmente no lo consideramos así.
La ausencia del “Chiqui” no marca que la cosecha de puntos se haya frenado en la parte crucial de la temporada. El “Chiqui” del Verano no fue tan fundamental antes de irse a Europa, como el “Chiqui” del Invierno, un goleador determinante.
Un grave error fue dejar escapar a Oscar Esteban Granados, el muchacho que con su alma y pundonor incendiaba a este equipo; nos pareció otro yerro, ya advertido en esta Nota volver a sentar a José Sánchez, salvo razones domésticas a lo interno del grupo.
De manera que el Cartaginés, es un hecho que se derrumba emocionalmente a la hora buena y se cae mentalmente por esa frustración tan añeja y majadera de no ganar un título. Pareciera entonces que serán fuertes mentalmente cuando sean campeones, pero no son campeones porque se caen mentalmente.
¿Cuál muñeco resuelve este lío?

[email protected]