Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 25 mayo, 2011



Siempre me ha causado mucha risa cuando escucho y leo dos tipos de manifestaciones.
La primera es de “famosos” que irrespetan sus propios hogares, acostándose o embarazando a las servidoras, o teniendo sexo oral en la Casa Blanca y cuando los descubren, piden en un comunicado público “respeto para sus familias”.
Ellos las irrespetan y luego piden respeto.
El otro tema es el de las modelos que van y se desnudan para ciertas publicaciones y cuando les preguntan cómo se sintieron mientras se “deschingaban”, todas dicen que no hubo problemas porque andaban con la mamá en el estudio.
Ahora en Inglaterra se armó otra bronca que tiene que ver con el fútbol, la justicia y la libertad de expresión.
Resulta que el veterano futbolista del Manchester United, Ryan Giggs, fue identificado como el deportista que solicitó un mandato judicial para evitar la difusión de informaciones sobre una supuesta relación adúltera.
El nombre de Giggs fue mencionado en el Parlamento por el diputado John Hemming, que hace campaña en favor de la libertad de expresión y en contra de los mandatos judiciales que impiden la difusión de informaciones sobre la vida privada de personas famosas que quieren proteger su intimidad.
Hemming mencionó a Giggs, como el deportista que presuntamente tuvo una relación con la estrella del programa “Gran Hermano” Imogen Thomas.
El diputado decidió utilizar su inmunidad parlamentaria para identificar al futbolista, luego de que el Tribunal Supremo decidiera rechazar el levantamiento de la prohibición a los medios para publicar lo que era desde hace días un secreto a voces.
“Es hora de que los tribunales hagan lo correcto y pongan fin a una situación en la que los lectores de algunos periódicos, pero no de todos, tienen permiso para conocer el secreto peor guardado del país”, expuso la dirección de The Sun en su petición.
El tribunal contestó que su deber “sigue siendo intentar proteger al demandante, y particularmente a su familia, de la intrusión y del acoso, durante todo el tiempo que pueda hacerlo”.
El galés Ryan Giggs (37 años) es uno de los jugadores más respetados de la Premier por su trayectoria con el Manchester United, equipo con el que juega desde 1990, y por encarnar hasta ahora la imagen del futbolista alejado del mundo del cotilleo.
Esta casado desde 2007 con Stacey Cooke, su pareja desde hace años, con la que tiene dos hijos de ocho y cinco años.

[email protected]