Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 22 Mayo, 2015

Si en una alineación aparecen nombres que no han sido tradicionales durante la temporada, que no han tenido en su equipo rango de estelaridad; que no han sido titulares la mayor parte de la campaña, algún propósito tiene su presencia.

Por eso, al conocer la formación del Herediano para su partido de ida ante el Alajuelense, nos movió la curiosidad el analizar qué funciones le dio Odir Jacques a Edder Nelson y a Rooney Mora, dos futbolistas que con Mauricio Wright jugaron por ratos, reconociendo eso sí que a Mora, el técnico que dejó sus funciones le dio titularidad en un par de los últimos compromisos.
Odir ha sido muy honesto con Wright y no se cansa de afirmar que cuando llegó al Herediano se encontró con un equipo “muy bien trabajado”, mérito de Mauricio. Entonces, cuando vimos de pie a Nelson delante de Larín y a Mora al lado derecho de Hansen, nos dijimos: algo trama don Odir.
En nuestra Nota de ayer sacamos las conclusiones, quizá erradas pero nuestras en el sentido de que este par de jugadores tenían la misión de bloquear la salida por los carriles de Kenner Gutiérrez, Armando Alonso y Ronald Matarrita, una de las razones para que la Liga se quedara sin alas.
En el juego de ida se hizo notorio cómo después del gol tempranero de Ortiz, el Herediano empezó a jugar mejor, siguió jugando mejor y terminó jugando mejor que la Liga.
El empate fue muy justo e incluso el Team pudo ganar si don Walter Quesada no se traga el penal de Matarrita a Mora.
Entonces, de cara al juego de vuelta, le toca a Óscar Ramírez aportar sus conocimientos, trabajo, estrategia para que la Liga retorne a su fútbol vistoso, alegre y positivo que le permitió ofrecer varios partidos emocionantes y muchos goles en algunos de sus últimos compromisos.
Nos gusta más la Liga cuando “recuesta” por el sector derecho a Diego Calvo o a Osvaldo Rodríguez a un costado de Gutiérrez. Nos agrada más el Alajuelense cuando forma con McDónald en ataque, acuerpado por Alonso, Ariel, Valle y Venegas, pero con Calvo y Matarrita lanzados en ataque y no atrincherados por el dispositivo táctico del enemigo.
Le toca al Machillo Ramírez demostrar, con una reactivación de su equipo, que asimiló la lección táctica que le dio su colega en el juego de ida y que SU Alajuelense está capacitado para sacudirse de un nuevo planteamiento táctico novedoso de Odir y salir por la puerta grande del Rosabal Cordero.

[email protected]