Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 16 Febrero, 2015

Se los juro que es cierto.
En una emisora deportiva y minutos antes de que se iniciara el juego entre Herediano y Saprissa, un comentarista dijo que a Mauricio Wright la dirigencia del Team “no lo contrató para ganar partidos, sino campeonatos”.


Me pregunto cómo se hará para ganar títulos, sin ganar partidos.
El colega, después de pronunciar esa frase, dio por seguro de que a Wright la dirigencia del Herediano no lo iba a despedir aunque perdiera con Saprissa. Eso le daba validez a su argumento. Si firmaron a Mauricio para ganar coronas... ¿por qué echarlo si pierde con el campeón?
No hay duda de que cada día aprendemos algo nuevo en nuestra profesión.
Ahora también los futbolistas se inventaron otra excusa para salir airosos de las entrevistas. El famoso... “hay que seguir trabajando”, ha sido cambiado por un contundente... “hay que ponerle el pecho a las balas”.
¡Qué masacre!
Se imaginan la cantidad de muertos, porque entiendo que nuestros muchachos no juegan con chalecos antibalas.
Entonces, quedamos notificados de que no es necesario ganar partidos para ser campeones y que aquello de que... “gracias por la oportunidad, un saludo a la afición y hay que seguir trabajando”, ha sido descartado del argot futbolístico en los vestuarios.
Ahora, “vamos a ponerle el pecho a las balas” y que vivan los muertos.
Bueno, hablando de muertos que no habían fallecido, el fin de semana se presentaron dos resucitaciones: Limón despedazó a Belén y cazó en el sótano a AS Puma y Herediano se salió del féretro para doblegar al Saprissa y con su triunfo, darle una manita a la Liga y que esta siguiera en la cima.
Como dice el Machillo Ramírez a cada rato en sus conversaciones con la prensa, “el tema” pasa porque el león no pudo saltarse el muro celeste y dejó dos puntos botados en Guadalupe, oportunidad propicia para que el Saprissa lo desplazara del primer lugar, si el Monstruo vencía al Team.
Pero no hubo de piña y a pesar de que según dicen algunos, Mauricio Wright no necesita ganar partidos para ser campeón, pues decidió ganar uno después de cuatro intentos, lo hizo, metió al huracán rojiamarillo en la pelea por la clasificación y ayudó a los manudos a seguir de punteros.
Ojo con Carmelita que sigue sumando; no le afloja a ninguno y los pupilos de Guilherme Farinha son los dueños del tercer lugar, ahora empatados con el Team.
Y en el infierno, se abrazan y queman dos matrimonios: Belén casado con Uruguay y ahora Puma en yunta con Limón. Se formaron dos parejas y aquello arde.

[email protected]