Enviar

No espere que la crisis acabe con su negocio

La gestión efectiva de la continuidad es determinante en nuestros tiempos, donde ya el cliente o usuario no tolera la caída de los servicios. Una encuesta realizada por Continuity Software para América Latina, muestra que para 2011, el 27% de las empresas no lograba sus compromisos de continuidad de negocio teniendo el 75% de ellas requerimientos de disponibilidad por encima de un 99,90%. Y lo más sorprendente, solo un 16% de las organizaciones estaba preparado en un 100%.
El estudio señala también que fallas en el hardware (52%), problemas con actualización o migración de sistemas (44%) y fallas eléctricas (43%) se mantienen como los principales motivos de la interrupción de las operaciones y las organizaciones deben prepararse para enfrentar eventos de ese tipo.
En mayo de 2012, sale la norma ISO22301, que establece los requerimientos para la administración de la continuidad del negocio. Esta permite que las empresas certifiquen sus procesos de gestión de continuidad, poniéndoles “un broche de oro” a los esfuerzos de la organización en este campo.
La norma establece cambios a la forma en que se entiende a la organización, sus necesidades y expectativas, cómo se establece el compromiso de la dirección, los sistemas de comunicación y alerta y finalmente, con relación al monitoreo, análisis, medición y evaluación del sistema de gestión de la continuidad. Permite mejorarlo y alertar de eventuales debilidades, que es determinante para que la gestión de continuidad sea efectiva.
Tras la aparición de este estándar, ¿cómo convencer a la administración sobre la importancia de la implementación de un sistema de gestión de continuidad?, ¿cuáles serán los recursos para implementarlo y que el costo sea adecuado y acorde con lo que la empresa requiere?
En estos tiempos los mercados son muy competitivos, la imagen, el prestigio y la solidez de sus operaciones son determinantes para mantener satisfecha a una cartera de clientes y/o evitar impactos económicos. Si su organización pone en riesgo estos factores, sin duda alguna está en problemas y lo que debe hacer al respecto se resume en una palabra: Preparación.
La ISO22301 establece entonces todos los lineamientos que se han de considerar para preparar a su organización e implementar el proceso de gestión de continuidad de negocio y todo lo que satelitalmente le pertenece. La organización siguiendo este tipo de estándar, más allá de certificar su proceso, estará más tranquila de poder afrontar adecuadamente cualquier evento que afectara su operación.

Mauricio Solano Con
Gerente Gestión de Riesgo Empresarial
Deloitte

Ver comentarios