Enviar
Museo Nacional con nuevos bríos

El recinto realizará 12 exposiciones e invertirá ¢700 millones en remodelaciones de su infraestructura

Carolina Barrantes
[email protected]

Con una amplia gama de exposiciones que incluyen orquídeas y piezas arqueológicas, así como con la remodelación de algunas de sus áreas, el Museo Nacional comenzará “a toda velocidad” el próximo año.
El recinto llevará a cabo 12 muestras en las cuales exhibirá objetos que han sido fruto de sus propias investigaciones y forman parte de su colección, la mayoría de estos serán presentados al público por primera vez.
Además, intervendrá el techo de la sala de arqueología, que fue cerrada desde octubre anterior debido a filtraciones de agua, y hará remodelaciones en su estructura para cumplir la Ley 7600 de igualdad a las personas con discapacidad.
Así se detalla en el programa de exhibiciones 2009-2012 del Museo, en el que de igual forma se contempla otra serie de exposiciones colectivas e individuales, así como la reapertura de varios departamentos.
Una de las exhibiciones más importantes del otro año será “Puertas adentro”, la cual mostrará los estilos de vida, usos y costumbres de la sociedad costarricense de finales del siglo XIX y principios del XX.
La muestra se efectuará en las Casonas de los Comandantes, que precisamente se restaurarán a mediados de 2009, e incluirá ambientaciones de espacios domésticos y la exhibición de más de 100 objetos y fotografías de la época.
Otra exhibición que destacará es “Costa Rica: Tierra de Maravillas”, que se está presentando en el Museo Pointe à Callière de Montreal, Canadá, en la actualidad.
Esta muestra hace un recorrido cronológico de la historia costarricense, desde el año 500 a.C. hasta la llegada de los españoles, e incluye 250 piezas arqueológicas de jade, oro, piedra y cerámica.
Incluso podría contemplar otras obras que debido a su tamaño y falta de espacio en el recinto canadiense, no formaron parte de la colección que fue al exterior, según explicó Rocío Fernández, directora del Museo.
En cuanto a las remodelaciones, la primera etapa se iniciará en enero e incluirá la restauración del techo y la creación de rampas de acceso a la Sala de Arqueología, así como el mejoramiento de las Casonas de los Comandantes.
También, un nuevo vestíbulo y el establecimiento de barandas, un sistema de iluminación y suelos con texturas especiales, para las personas que sufren algún tipo de discapacidad.
Estos trabajos, que tendrán un costo de ¢300 millones, se iban a efectuar este año; sin embargo por atrasos en la adjudicación del proyecto se postergaron las obras, afirmó Fernández.
La segunda etapa contemplará la modificación del mariposario del recinto para abrir su entrada principal por la Plaza de la Democracia.
Asimismo, comprenderá la elaboración de rampas que conduzcan a los niveles subterráneos, y cuyo recorrido culmine en el jardín central del Museo. Este trayecto se realiza tradicionalmente a través de escaleras.
Las obras de esta etapa comenzarán en junio o julio, y tendrán un valor de ¢400 millones.
Ver comentarios