Multimillonarios deciden unión de Holcim y Lafarge
La fusión enfrenta una dura batalla con los reguladores antimonopolio. Holcim y Lafarge ya son los dos fabricantes de cemento más grandes del mundo. BLOOMBERG/LA REPUBLICA
Enviar

Multimillonarios deciden unión de Holcim y Lafarge

Los ejecutivos y asesores que reunieron a Lafarge SA y Holcim Ltd. para construir la empresa de cemento más grande del mundo pasaron seis meses recorriendo Europa para obtener la aprobación de tres multimillonarios cruciales para el acuerdo, según personas al tanto de la situación.
Las conversaciones comenzaron en octubre, dijeron estas personas, la segunda oportunidad en 18 meses en que los ejecutivos trataron de organizar una transacción. Las negociaciones se llevaron a cabo en Londres, París, Zúrich, Bruselas y Estrasburgo, dijeron las personas, que solicitaron no ser identificadas en razón de que las discusiones eran un asunto privado. El itinerario del viaje dio su nombre al acuerdo: Project Cities, dijo una de las personas.


De concretarse, la fusión creará una empresa con unos $40 mil millones en ventas anuales y operaciones en el mundo entero, precisamente ahora que la construcción comienza a recuperarse de la crisis financiera global. La industria del cemento ha venido manejando algunos de sus hornos a pérdida desde 2008 dado que la demanda más baja de propiedades inmobiliarias frenó la construcción en Europa y los Estados Unidos.
Varias de las personas más ricas del mundo son inversores en Holcim y Lafarge, y obtener su apoyo era fundamental para que el acuerdo se produjera, dijeron las personas. Se trata, entre otros, de Nassef Sawiris, el hombre más rico de Egipto y propietario de más del 15% de Lafarge, con sede en París; Albert Frere, cuyo Groupe Bruxelles Lambert es dueño del 21%; y Thomas Schmidheiny, que es dueño de 20% de Holcim, con sede en Jona, Suiza.
El trío participó estrechamente en las negociaciones y apoyó la iniciativa desde el comienzo, dijeron las personas.
Schmidheiny respalda fuertemente unir Holcim, la empresa fundada por su familia y que él condujo durante más de 20 años, a su competidor francés, dijo por teléfono Joerg Denzler, portavoz del multimillonario.
“Para Holcim, el acuerdo implica perder ligeramente su toque familiar”, dijo Denzler. “El mundo cambia. Crearemos algo innovador”.
Un pequeño grupo de asesores trabajó junto a los multimillonarios: asesoraron a Lafarge banqueros de Rothschild así como también Michael y Yoel Zaoui, los dos hermanos ex negociadores de Morgan Stanley y Goldman Sachs Group Inc., en tanto asesores de Goldman Sachs representaron a Holcim, dijeron.
Los equipos de negociación, que comenzaron a trabajar en los detalles del acuerdo en enero, fueron pequeños para minimizar la posibilidad de filtraciones, dijeron las personas. Ese secreto se mantuvo hasta 72 horas antes del anuncio previsto para el 7 de abril, cuando Bloomberg News informó sobre las conversaciones, haciendo subir las acciones de ambas empresas.
La fusión enfrenta una dura batalla con los reguladores antimonopolio. Holcim y Lafarge ya son los dos fabricantes de cemento más grandes del mundo, con posiciones especialmente fuertes en Europa. Su argumento frente a los gobiernos incluirá enfatizar los beneficios de crear un así llamado campeón europeo capaz de competir a nivel global, y promete evitar reducciones de empleos.
El intento de las empresas de unirse hace unos 18 meses falló a raíz de las disputas entre los accionistas por la forma de la futura empresa, dijo una de las personas.


Bloomberg
 


Ver comentarios