Mujeres pierden el miedo y alcanzan el éxito exportador
Enviar

Dejar de lado los miedos y trabajar con mucho empeño para alcanzar el éxito es la experiencia que comparten Luisa Chacón, de la Compañía Frutera la Paz; Damaris Fallas, gerente de Fruta Sana de Costa Rica; Noelia de León, de Pan Konig, e Ilse Hoffmeister, de Industrias Mafam, quienes han logrado consolidarse en cargos de liderazgo dentro de sus empresas.

Pero, más allá de eso, su triunfo se ha extendido a otras familias, ya que en la mayoría de los puestos más altos de esas compañías son ocupados por mujeres y además tienen muy claro cuáles son las claves del éxito para sacarles provecho a las oportunidades.

Luisa Chacón exporta un 70% de su producción de piña congelada a Estados Unidos, el 25% a Europa y el resto a otros mercados.
Lidera una planta en Aguas Zarcas en San Carlos y considera que las mujeres son buenas empresarias por naturaleza porque saben escuchar las opiniones de los demás.

“No me molesta trabajar con personas que son mejores que yo y como lo hace una familia les doy seguimiento a las necesidades de cada uno de los colaboradores. Además, no permito que nadie me invisibilice”, destacó.

En ese mismo mercado de frutas, pero deshidratadas, sobresale el trabajo de Damaris Fallas, gerente general de Fruta Sana, una empresa de capital italo-israelí, que exporta a Israel, Italia y Holanda.

Su visión de negocio está consolidada en el respeto para todas las personas, en el trabajo en equipo y en compartir conocimiento con otros.

“Este es un sector donde los hombres son los líderes; sin embargo, con quienes he tratado son personas acostumbradas a negociar, profesionales que saben que los negocios no tienen género, sino seriedad, ética y calidad y que eso es lo que realmente cuenta”, aseguró Fallas.

Las claves del éxito para ella son la persistencia y tener los pies sobre la tierra, trabajar duro para poder alcanzar los objetivos y estar atentos a lo que sucede a nuestro alrededor y a tomar acciones rápidas.

El otro caso de éxito es el de Noelia de León, quien fabrica panes, harinas y galletas con altos estándares nutricionales y libres de gluten y afirma que el primer paso para emprender es dejar el miedo atrás, pero, sobre todo, empoderarse para adquirir conocimiento que les permita a las mujeres no sufrir ningún tipo de discriminación.

“Las mujeres tienen que usar su voz para abrir caminos y aprender; investigar todo lo que tenga que ver con el mercado al que dirigen sus productos. Es necesario que aprovechen todas las oportunidades de formación que existen tanto en las instituciones públicas como privadas”, aseguró la empresaria.

La compañía inició operaciones en 1985, con un capital de ¢100 mil y actualmente sus productos son distribuidos por todo el país desde barrio México y en algún momento exportó a Panamá, mercado que piensa retomar.

Otra historia es la de Ilse Hoffmeister, gerente general de la empresa Nutri Snacks (Industrias Mafam), quien en 1992, junto con su hermana, inició este negocio y ahora están exportando a República Dominicana, Colombia, Puerto Rico, Centroamérica y Panamá.

La venta de alimentos saludables bajos en azúcar, grasa y sodio y altos en fibra le permitió alcanzar el año pasado el premio como Mujer Exportadora del Año que otorga la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco).

“Para alcanzar el éxito se deben analizar bien los mercados, estudiar la competencia, los portafolios y los precios correctos participando en misiones y ferias comerciales y ser constantes en la búsqueda de nuevas oportunidades”, concluyó.

 


Ver comentarios