Enviar
Moratinos lucha por presos políticos cubanos
Busca obtener resultados en proceso entre gobierno e Iglesia católica

Miguel Angel Moratinos, ministro español de Asuntos Exteriores, volvió ayer a Cuba en su tercera visita a la isla, esta vez para “acompañar” el diálogo entre el Gobierno de Raúl Castro y la Iglesia sobre los presos políticos y con el objetivo de “obtener resultados”.
Con su nuevo viaje a La Habana -el segundo en menos de un año- Moratinos se propone apoyar el inédito proceso abierto entre el régimen cubano y la jerarquía católica de la isla, según explicó este lunes el propio ministro en Madrid, horas antes de partir a Cuba.
De momento, los principales frutos de ese diálogo -confirmado oficialmente el 19 mayo con una reunión entre el presidente Raúl Castro y las autoridades católicas cubanas- han sido la excarcelación de un preso gravemente enfermo, Ariel Sigler, y el acercamiento de otros doce a penales de sus provincias de origen.
Moratinos llega a la isla recién finalizada la presidencia española de turno de la UE, que en lo relativo a Cuba concluyó con la decisión de posponer la revisión de la llamada “posición común” hasta septiembre para dar margen a posibles avances en las gestiones de la Iglesia.
Precisamente, el Consejo de Ministros de Exteriores de la UE ha encargado a Moratinos la tarea de seguir ese proceso de diálogo.
Fuentes diplomáticas europeas en La Habana calificaron este lunes de “totalmente oportuna y positiva” la visita del jefe de la diplomacia española.
En declaraciones a Efe resaltaron que lo que se pretende es dar apoyo, acompañamiento y visibilidad al diálogo pero sin interferir en una negociación que, según insiste la Iglesia, se lleva a cabo entre instituciones cubanas.
Entre la disidencia interna, la visita de Moratinos se valora positivamente pero muchos opositores son escépticos con sus resultados.
Ver comentarios