Mónica Araya:“Este gobierno ha descuidado la agenda de los tratados”
Enviar

Mónica Araya, expresidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), será la carta de presentación en Comercio Exterior de un posible gobierno de Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional.

La que también fuera miembro de la junta directiva de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), detalló la hoja de ruta del partido en materia comercial, donde destacan la agenda de incorporación a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y una posible entrada a la Alianza del Pacífico.

Araya considera que este gobierno ha descuidado la administración de los tratados comerciales ya firmados y propone reducir la tramitomanía para el sector agrícola.

¿Cuál sería la prioridad en materia de comercio exterior en un gobierno de Restauración Nacional?

Quizá el tema más importante será la agenda con la OCDE, dirigida desde el Ministerio de Comercio Exterior. Sin embargo, estamos con tiempos muy apretados, hay comités que no se han terminado de conformar y existe legislación pendiente de ser aprobada. La idea es que todo esto se concrete antes de junio, ya que la incorporación sería en octubre. Es urgente porque no queremos que otros países entren primero.

Los tratados comerciales escasearon en este gobierno. ¿Qué opinión tiene de ellos?

Son importantes, ya que gran parte del comercio internacional de Costa Rica se ha logrado gracias a la incorporación a tratados, pero sí creo que deberíamos ampliarnos un poco más. Por ejemplo, la Alianza del Pacífico sería un buena opción.



¿Es conveniente concentrar recursos en ingresar a la Alianza cuando ya se tienen tratados comerciales con la mayoría de sus integrantes?

No sería prioritario para el primer año de gobierno; sin embargo, la Alianza del Pacífico es mucho más que un Tratado de Libre Comercio. Hablamos de temas de inversión, aduanas y en términos generales la homologación internacional que podamos experimentar nos beneficia porque somos un mercado abierto.

Reducir la tramitomanía también es un punto importante de este tratado, entonces viendo todo esto, ¿qué es mejor, quedarnos fuera o meternos?

El sector agrícola podría verse golpeado por este tratado…

Lo que pasa con el sector agrícola es que no ha sido acompañado con una agenda de competitividad interna y se le ha dejado rezagado los últimos años. Hay que trabajar el tema de valor agregado, el apoyo en inversiones y tecnología para el sector; los encadenamientos, reducción de costos, sobre todo en agroquímicos y también cumplir con el sistema devolutivo de derechos para exportación de productos, un tema impositivo que se discutirá cuando tengamos definido un Ministro de Hacienda.

¿Qué opina del acercamiento que ha tenido Costa Rica últimamente con los países árabes? ¿Nos beneficia en materia comercial?

Es conveniente siempre y cuando tengamos una agenda concreta con estos países. Este gobierno ha descuidado la agenda de los tratados, y sería nuestra misión mejorar la inversión extranjera directa, como por ejemplo con México, Chile y Colombia… A veces nos quedamos solo con importación y exportación, pero se debe considerar también la transferencia tecnológica, para lo cual Israel me parece un excelente socio.
Hay que dar valor agregado a lo que exportamos para acceder de mejor manera a los mercados en los que ya estamos.

¿Valoraría incorporar a Costa Rica en la Unión Aduanera Centroamericana?

Yo siempre he presionado por el tema de la unión aduanera. La mayor parte del comercio de Costa Rica se concentra en Estados Unidos y Centroamérica, por lo que es un tema trascendental. El problema es que nuestros puestos de aduana a nivel de estructura, tecnología y seguridad son los más rezagados de la región, y aunque se ha hecho un esfuerzo importante por modernizar nuestras fronteras, se quedó paralizado el proceso.

¿Qué propone entonces para mejorar los puestos de aduanas?

Será un reto para el próximo gobierno por el tema del déficit fiscal, habría que buscar un financiamiento externo para renovar nuestras fronteras e incorporarnos más en el proceso de digitalización de aduanas, que es un tema que viene dentro de la agenda para ingresar a la OCDE.

¿Qué le pareció el manejo que tuvo el actual gobierno en el tema de la importación del aguacate? ¿Qué hubiera hecho en su lugar?

Definitivamente fue una limitación no arancelaria de la que no me convencieron las resoluciones técnicas y que nos puso en problemas. Lo malo es que afectó el comercio y sufrimos los resultados, sobre todo en los precios. El gobierno dijo que los precios no iban a subir porque íbamos a importar de Sudamérica, pero lo cierto es que ahora dos aguacates cuestan casi ¢4 mil.

Al ser este gobierno más de limitaciones y de protección, evidentemente nosotros como equipo hubiéramos actuado de otra forma, una más cercana a la reactivación económica, lejos de proteger o limitar el comercio.

También ha habido quejas del sector exportador local. ¿Cómo apoyarlo?

Una de sus quejas más duras es el tipo de cambio, presionado por el déficit fiscal, por ello es necesario contener el gasto e impulsar las exportaciones, con el fin de tener más ingresos.

También afecta el costo de electricidad y del combustible, lo que hace que el sector esté estancado en la competitividad interna. Entonces pasa que no solo es un tema de abrir mercados; no sirve si no se apoya a la industria local: al importador, al exportador, al productor, al empresario…

Empresaria de trayectoria

Nombre Mónica Araya
Edad 47 años
Cargos Expresidenta de Cadexco, expresidenta de la Federación de Cámaras Exportadoras de Centroamérica y miembro de la junta directiva de Procomer, exdirectora de Banca de Inversión en Banex Costa Rica
Formación Administradora de empresas con énfasis en Finanzas y Economía


Ver comentarios