Monedas en cinco continentes apuntan a riesgos para alzas
Enviar

Aunque han generado ganancias en 2017, las monedas de países con economías lideradas por los bienes básicos como Australia, Sudáfrica y Brasil están teniendo dificultades para recuperar la fuerza de la que disfrutaban antes de que la elección de Donald Trump generara un cambio de dirección a fines de año.

Esto podría presagiar un elemento de duda sobre la recuperación mundial, dado que a menudo son vistas como barómetros del crecimiento del mundo, considerando lo mucho que dependen sus países del comercio internacional. Eso es especialmente así ante las señales de que el alza en los precios de los bienes básicos está cerca de agotarse y lista para retirarse.

“Si el dólar sube, los bienes básicos se van a liquidar”, dijo Tim Condon, jefe de investigación para Asia de ING Bank NV en Singapur. Detalles sobre la prevista reforma tributaria del presidente de Estados Unidos podrían reactivar la demanda por el dólar, dijo.

“Ese es un gran obstáculo para las materias primas”.

Tras subir a un máximo de siete meses este mes, el índice Bloomberg Commodity Index ha estado retrocediendo. Al mismo tiempo, un barómetro especial de divisas de nueve países vinculados a los recursos naturales –Australia, Brasil, Canadá, Chile, Indonesia, Nueva Zelanda, Noruega, Rusia y Sudáfrica– se mantiene por debajo de un canal de tendencia establecido desde la depresión de enero de 2016 hasta los niveles previos a la elección estadounidense.

Hay cada vez más evidencia de que los bienes básicos podrían estar cambiando de dirección.

El cobre está cayendo desde un máximo de 21 meses pese a las interrupciones de la oferta en las dos mayores minas del mundo; el petróleo estadounidense tiene dificultades para alcanzar la barrera psicológicamente importante de $55 por barril tras subir repentinamente a fines de 2016, mientras crece la especulación de que los recortes a la producción no serán suficientes para terminar con la sobreoferta global.

Mientras tanto los bienes básicos agrícolas desde el trigo hasta la semilla de soya han retrocedido de sus máximos de este año. El oro se ha estancado mayoritariamente tras llegar a un máximo de tres meses el 8 de febrero.

Hay quienes esperan que las monedas de materias primas vuelvan a tener impulso y eso es porque confían en que el crecimiento global será suficientemente fuerte para reactivar la demanda de materias primas.

“La tendencia general apunta a una recuperación económica global y a una aceleración gradual de la inflación. En ese tipo de entorno, se espera que los bienes básicos se mantengan fuertes por un tiempo”, dijo Jun Kato, quien ayuda a administrar casi $8 mil 900 millones en Shinkin Asset Management Co. en Tokio.

Ver comentarios