Mitad de los vehículos importados en la última década son de segunda mano
Enviar

No es una paradoja, pero sí una situación curiosa para un país que disputa un lugar dentro de la OCDE, el club de los países ricos.

Casi la mitad de los carros importados entre 2006 y 2016 fueron usados, es decir unos 268 mil de un total de 581 mil.
La cifra es aún más sonante al darse cuenta que el 60% de los usados tenían diez años o más al momento de ingresar al país.
Esto explica en gran medida por qué el sector transporte es el más contaminante del país.
Si bien los carros nuevos también agreden al medio ambiente, lo cierto es que cuanto mayor sea la antigüedad, también lo es la contaminación, al no cumplirse las últimas regulaciones internacionales en materia de emisión de gases.
La edad promedio de un carro en el país es de 17 años, a pesar de que cada vez se importan más vehículos nuevos.
La despreocupación estatal en este campo se explica con una cifra:
La importación de usados dejó en las arcas de Hacienda durante la última década la nada despreciable cifra de ¢470 mil millones (descontada la inflación).


El valor promedio de un carro usado importado en 2016 (sin incluir los impuestos y aranceles de importación) fue de $4,9 mil, un 73% superior a los $2,8 mil promedio en 2006.
Hasta 2011, la importación de vehículos usados superaba la de los nuevos, sin embargo la tendencia se invirtió a partir de 2012.

 
Ver comentarios