Enviar

Misterio en Argentina ante supuesto asesinato político

201501192246280.i1.jpg
Bomberos buscan personas entre los restos de la embajada de Israel en Buenos Aires, en atentado de 1994, en donde Nisman luchó para buscar los autores intelectuales del caso, según afirmó la embajada de Israel en Buenos Aires. AFP/LA REPÚBLICA

El fiscal argentino Alberto Nisman, quien denunció a Cristina Fernández, presidenta de ese país,  por presunto encubrimiento de Irán en un atentado contra una mutual judía, fue hallado muerto en su vivienda de Buenos Aires en circunstancias aún por aclarar, informaron fuentes judiciales.
Nisman fue encontrado muerto en su departamento del barrio porteño de Puerto Madero. El cadáver fue hallado en el baño con un disparo en la cabeza, según medios locales.
El cuerpo de Nisman fue descubierto apenas unas horas antes de su comparecencia prevista para el día de ayer ante el Congreso para detallar la denuncia que alcanza a Fernández y a varios de sus colaboradores por el supuesto encubrimiento de los presuntos autores del atentado contra la AMIA, que causó 85 muertos y más de 300 heridos en 1994.
Una de las primeras personas en acercarse a la vivienda de Nisman tras conocer su muerte fue Patricia Bullrich, diputada opositora, quien explicó a medios de prensa que el fiscal le había revelado que había sido amenazado y que incluso había transmitido su preocupación a la Fiscalía General para que reforzaran su custodia.
"Un fiscal muerto antes de dar un informe al Congreso en una causa donde hay terrorismo internacional me parece de una enorme gravedad", agregó Bullrich.
Alberto Nisman se había convertido en el centro de atención política en los últimos días tras denunciar a la presidenta y a varios de sus colaboradores, entre ellos Héctor Timerman, canciller de la república, por los delitos de "encubrimiento agravado, incumplimiento de deber de funcionario público y estorbo del acto funcional".
La denuncia, basada en escuchas telefónicas, alcanza también a Andrés Larroque, diputado oficialista, los militantes Luis D'Elia y Fernando Esteche, personal de la secretaría de Inteligencia de la Presidencia argentina, Héctor Yrimia, exfiscal federal y exjuez de instrucción y Jorge "Yussuf" Khalil, referente comunitario iraní Jorge "Yussuf" Khalil.
Nisman contaba con grabaciones de conversaciones telefónicas entre las autoridades iraníes y agentes de inteligencia y mediadores argentinos que, según el fiscal, demostrarían que Argentina suscribió un acuerdo con Irán que implicaría el encubrimiento de los sospechosos del atentado contra la AMIA a cambio de impulsar el comercio bilateral y el intercambio de petróleo por granos en un contexto de crisis energética en el país suramericano.
La oposición esperaba conocer el día de ayer nuevos detalles durante la comparecencia de Nisman en el Congreso, mientras el gobierno se apresuró a cerrar filas en defensa de Cristina Fernández, y acusó al fiscal de mentir y de dejarse arrastrar por conflictos internos en la Secretaría de Inteligencia.
El atentado contra la AMIA causó 85 muertos y 300 heridos el 18 de julio de 1994, dos años después de que una bomba explotara frente a la embajada de Israel en Buenos Aires y ocasionara 29 víctimas mortales.
La investigación y la comunidad judía atribuyen a Irán y a la organización Hizbulá la planificación y ejecución de ambos atentados.

 

Ver comentarios