“Mi nombramiento es una oportunidad de oro”
Irene Morales inició su trayecto en la Dirección de Cultura del MCJ en 2008. Esteban Monge/La República
Enviar

ENTREVISTA

“Mi nombramiento es una oportunidad de oro”

Irene Morales, nueva viceministra de Juventud del MCJ, conversó con Magazine

Una oportunidad de oro para acercar la cultura y la juventud: así es como ve Irene Morales el haber asumido el puesto como viceministra de Juventud.
La funcionaria, nombrada desde el pasado 15 de julio en dicho cargo en el Ministerio de Cultura y Juventud, conversó con Magazine sobre los retos que va a enfrentar esa institución cuando falta menos de un año para que se termine el actual gobierno.
Morales ocupó durante casi un año el puesto de directora de Cultura en el MCJ; desde el 1° de este mes ese cargo le fue asignado a Ricardo Martínez, quien tiene años de trabajar en dicho departamento.

¿Qué significa para usted el nombramiento?
Mi nombramiento es una oportunidad de oro y a mí me entusiasma muchísimo poder trabajar para combinar un poco más el tema de cultura y juventud, porque hasta el momento en el Ministerio la parte juvenil estaba un poco separada, el Consejo de la Persona Joven no está tan integrado como quisiéramos en el resto del quehacer de la institución.
Justamente eso lo veo como una oportunidad de oro porque a pesar de que nos queda poquito tiempo, para también ver cómo podemos potenciar el trabajo de juventud con el trabajo de cultura, especialmente en las regiones.

Sería como resaltar las iniciativas de Juventud que se han visto un poco “apagadas” con respecto al resto del Ministerio
Correcto. Si uno analiza la parte de cultura un enorme porcentaje del público con el que trabajamos es joven, cae en la misma categoría pero siempre se ha visto de manera separada y pensamos que eso no tiene sentido. Si queremos ser un Ministerio con más músculo y presencia, tenemos que unir esfuerzos y no separarlos.

¿Cómo encontró el Departamento de Juventud del MCJ?
Hay una cosa sumamente positiva y es que los profesionales que trabajan en el Consejo de la Persona Joven (órgano adscrito al MCJ, rector de las políticas públicas de juventud en el país) tienen mucha mística, mucha entrega. Creo que tenemos los elementos suficientes como para hacer un buen trabajo y aprovechar al máximo estos meses que nos quedan, para fortalecer el quehacer del Ministerio en cultura y juventud unificado.

¿La salida abrupta de Karina Bolaños, anterior viceministra de Juventud, afectó el plan de trabajo?
Por dicha no, porque realmente el Consejo de la Persona Joven como una instancia desconcentrada del MCJ siguió su camino.
El trabajo prosiguió y ahora lo que queremos es llevarlo, por así decirlo, a un nivel de mayor articulación con el resto del Ministerio, es el principal reto.

¿Cómo va a lograr esa articulación?
Hay una cosa esencial si uno quiere articular el trabajo de juventud con el resto del Ministerio y tiene que ver con la participación. La Ley de la Persona Joven establece unos mecanismos de participación que no necesariamente son los idóneos, es decir, no permiten necesariamente que la mayor parte de la juventud se acerque y estén involucrada en los proyectos.
Para hacer la articulación tenemos que plantearnos cambios a la ley y eso tenemos claro que es de lo más complejo en la institucionalidad pública. Tenemos que adecuar la ley o sentar las bases para cambiarla para tener la participación de más jóvenes.
Por el otro lado, hoy (ayer para el lector) precisamente en alianza con el Museo Nacional, el Consejo de la Persona Joven, la Dirección de Cultura y el Centro de Patrimonio, todos del Ministerio, estamos haciendo un taller en la Zona Sur sobre patrimonio cultural para jóvenes líderes de la zona.
En resumen, vamos dando ciertos pasos que nos permiten tender puentes para trabajar entre cultura y juventud, y por otro lado tenemos la claridad de que debemos dejar acciones avanzadas para que la próxima administración promueva un cambio en la ley.

El MCJ anunció que usted seguía a cargo de la Dirección de Cultura paralelo al Viceministerio de Juventud, pero ahora no es así…
No, aprovechamos la oportunidad para nombrar en la plaza a Ricardo Martínez; él y yo trabajamos hombro con hombro en los proyectos. Ricardo es una persona que desde hace unos 20 años trabaja en la Dirección de Cultura y tiene una claridad no solo conceptual sino también metodológica en la gestión social de la cultura, que creo que nadie más tiene. El nombramiento se dio a partir del 1° de agosto.

Carolina Barrantes
[email protected]

Ver comentarios