Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 25 Febrero, 2009

Mercados políticos maduros

Carlos Denton

El ser humano tiene dificultad en manejar simultáneamente más de dos ofertas en una categoría de mercado; quizás los que inventaron las computadoras entendieron este factor elemental de la lógica humana y por más poderosa y rápida que sea la máquina, esta siempre se basa en un procesamiento de una serie de ceros y unos. La configuración mental del humano exige que se tenga que escoger entre dos productos y servicios en cada nicho —más confunde. En el mercado de gaseosas están la Pepsi Cola y la Coca Cola, en el de automóviles de lujo están la Mercedes Benz y el BMW, y en el de fútbol costarricense La Liga y Saprissa. El cerebro no quiere estar estudiando ofertas múltiples cada vez que tiene que tomar una decisión.
En los mercados políticos maduros están los republicanos y los demócratas en Estados Unidos, los conservadores y los laboristas en el Reino Unido, y los demócratas cristianos y los socialistas en Alemania, para citar algunos ejemplos. En ciertos países de Centroamérica ya se ha llegado a ese nivel de madurez —el Partido Liberal y el Nacional en Honduras, ARENA y el FMLN en El Salvador, y ahora el PRD y Cambio Democrático en Panamá.
Cuando los dos partidos políticos maduros pactan o se unen en sus programas y aspiraciones, el resultado casi siempre es la aparición de una nueva agrupación que representa a los que se sienten mal servidos. Al final uno de los partidos políticos viejos puede desaparecer (ver el Partido Liberal en el Reino Unido) y ser sustituido por uno nuevo. El caso de Costa Rica, que fue manejado por el PLN y el PUSC por dos décadas es un ejemplo de esto —un grupo de ciudadanos apareció que no estaba conforme con lo que se llegó a conocer en ciertas publicaciones como el PLUSC y fundaron el Partido de Acción Ciudadana (PAC). El grupúsculo que argumentaba que el PLN desaparecería con la reelección de Oscar Arias se equivocó y todo apunta a que cuando Costa Rica regrese a un nivel de madurez bipartidista el verde y blanco será uno de los dos contendores por el poder.
Muchos analistas consideran que Costa Rica podría terminar en un par de elecciones más con el PLN y el PAC como las dos alternativas viables para el votante. Otros apuestan a que el PUSC podrá revivirse bajo al liderazgo de su fundador Rafael Angel Calderón. Las elecciones del año entrante servirán para ir aclarando la situación de los partidos nacionales.
Hay situaciones culturales donde no se logra llegar a una situación bipartidista y el resultado normalmente es que surgen constantemente problemas de gobernabilidad. El caso de Israel es un ejemplo de esto, igual que el de Italia.
En Nicaragua el mercado político está confuso a merced del pacto entre Daniel Ortega del FSLN y Arnoldo Alemán del Partido Liberal. Al unirse estos dos para compartir el poder, queda un grupo importante de nicaragüenses sin tener donde escoger. Los esfuerzos para crear un nuevo partido político en ese país han fracasado por diversas razones —por ejemplo, la muerte de Herty Lewites provocó la desaparición del MRS que pudo haber sido alternativa. En México actualmente hay tres partidos políticos con la viabilidad de aspirar a la presidencia —el PRD no ha logrado nunca ocupar Los Pinos, y si no llega en un periodo perentorio es posible que comience a perder el apoyo de los ciudadanos que ahora se declaran sus seguidores.
Será interesante ver lo que sucederá en los países del ALBA donde con excepciones han surgido figuras fuertes —Chávez, Morales, Correa— que han fundado partidos políticos diseñados para mantenerlos en el poder a largo plazo. Mientras que la oposición esté dividida estos pueden estar tranquilos y celebrar elecciones sin miedo de ser defenestrados.

[email protected]