MEP: “Hay que hablar de suicidio, pero no hacer un espectáculo de él”
Un tuit de Édgar Mora, ministro de Educación, sobre el suicidio, desencadenó indignación en algunos legisladores, quienes solicitan ponerle pausa a un protocolo para su manejo. Mora admitió que su publicación tenía el defecto de la imprudencia. Gerson Vargas/La República
Enviar

Los frecuentes casos de estudiantes que se autoinfligen lesiones, o las situaciones en que mencionaban intenciones de cometer suicidio, fueron la alarma para que el Ministerio de Educación Pública (MEP) creara un protocolo que sirviera de guía a los educadores para enfrentar estas preocupaciones.

“El año pasado empezamos a trabajarlo a partir de la demanda de los mismos centros educativos que manifestaron casos de estudiantes con lesiones autoinfligidas, que no tenían el afán de quitarse vida pero sí de lastimarse. También, otros con intentos o ideas suicidas. Juntamos esos dos temas y desarrollamos cómo atender esas situaciones”, justificó Kattia Grosser, directora de Vida Estudiantil del MEP.

En el protocolo se busca que el centro educativo sirva de “escucha” y que se convierta en una institución protectora para estos menores para dar con la causa y erradicar esas ideas.

“El tema hay que hablarlo, pero no hacer un espectáculo de él. El protocolo le indica al educador cómo proceder, que no debe tener una actitud castigadora ni de reproche. No vamos a censurar al chico ni castigarlo, sino ver cuál es la situación que lo lleva a hacerse ese dolor físico en caso de lesiones y a la desesperanza”, detalló Grosser.

El documento le permite al docente identificar fases previas al suicidio: la ideación, la amenaza, el gesto suicida (cuando ya hay lesiones y que es un anticipo a la consumación) y la tentativa (intento sin éxito y puede dejar secuelas).

Luego, le da los pasos a seguir, entre los que se destaca una referencia inmediata a un centro de salud para que asuma el caso del menor.

Además, le indica cuáles son los múltiples factores de riesgo (si es individual como el fracaso escolar o la confusión de identidad sexual; problemas familiares o sociales) y derriba mitos sobre el suicidio.

También, los docentes aprenden la contención a amigos y familiares del menor que tiene estas conductas, o que lamentablemente acabaron con su vida, y les orienta sobre qué hacer en caso de que ocurra un deceso en el centro educativo.

Se trata de un documento de 56 páginas que tiene como nombre: Protocolo de Atención a Estudiantes por Lesiones Autoinfligidas o en Riesgo de Suicidio, y empezó a desarrollarse en marzo del año pasado.

El MEP tomó en consideración la opinión y observaciones de Mauricio Campos, psiquiatra y fundador de la Asociación Costarricense de Estudio y Prevención del Suicidio, del Patronato Nacional de la Infancia, Ministerio de Salud y del Hospital Psiquiátrico.

Con este respaldo, el documento estaba listo desde enero y se tenía calendarizada su disposición en línea para los educadores a partir del segundo semestre, la entrega impresa en los centros educativos en agosto y luego las capacitaciones para despejar dudas y estimular la lectura por parte de los docentes.

Sin embargo, todo este trabajo de más de un año puede quedar suspendido debido a que este martes unos legisladores aprobaron una moción en la que piden a Carlos Alvarado, presidente, no divulgar el material.

“Respetamos y entendemos la separación de poderes, somos respetuosos si los diputados necesitan hacer más consultas”, se limitó Grosser.

Suicidio en Costa Rica

El promedio anual es de 305 casos de suicidio. Una de las poblaciones de mayor riesgo a esta problemática es la que oscila entre 15 y 29 años.


Año

Total

Mujeres

Hombres

2017

303

57

246

2016

343

52

291

2015

318

51

267

2014

258

50

208


Fuente: Poder Judicial y Dirección de Vigilancia de la Salud



Ver comentarios